'La situación de la mujer en América Latina: 25 años de luces y sombras', por Michelle Bachelet

Chilean President Michelle Bachelet attends a welcoming ceremony ahead of the Be
REUTERS / JASON LEE
Publicado 08/03/2018 10:43:02CET

   MADRID, 8 Mar. (Notimérica) -

   Con motivo del Día Internacional de la Mujer, la Casa de América de Madrid ha publicado un artículo escrito por la presidenta de la República de Chile, Michelle Bachelet --hasta este domingo única mujer presidenta de la región, que pasará a estar gobernada por completo por hombres--, en el que la mandataria hace un repaso de la actual situación de la mujer en la región.

   La presidenta indica al comienzo de su texto que si bien "América Latina ha conseguido avances importantes en la lucha por el mejoramiento de la situación de la mujer y el cierre de las brechas de género, especialmente en áreas como educación, salud, supervivencia y participación económica y política (en particular a nivel legislativo", no puede negarse que "las inequidades entre hombres y mujeres persisten, en casi todos los ámbitos, y que la violencia de género (incluyendo su expresión más extrema, el femicidio/feminicidio) sigue siendo un problema regional enorme".

   Haciendo un recorrido histórico por el avance y la lucha --especialmente a nivel institucional-- de los derechos de las mujeres y la igualdad entre ambos sexos, Bachelet hace especial mención a la relevancia de foros internacional y tratados que "nuestros países fueron suscribiendo desde el nacimiento de Naciones Unidas, en 1945". Particularmente, hace hincapié en la fundación de la Carta de San Francisco, el documento fundacional de la ONU.

   "Suele olvidarse que fueron varias las mujeres latinoamericanas que participaron en la elaboración de la Carta y que jugaron un rol fundamental en la redacción de tales artículos, entre ellas la brasileña Bertha Lutz, la dominicana Minerva Bernardino y la mexicana Amalia González Caballero, quienes representaron a sus países en la célebre Conferencia de las Naciones Unidas sobre Organización Internacional (1945)", dice Bachelet.

   Asimismo, la mandataria no deja de lado a otras mujeres latinoamericanas que, "abnegadas" y "notables", "abrieron ventanas y puertas, derribaron murallas y sentaron las bases del futuro igualitario con el que hoy podemos soñar", como fueron Rita Cetina, Elvia Carrillo, las hermanas Mirabal, Serafina Dávalos y Gabriela Mistral.

   "Las luchas de todas ellas marcaron una época, transformaron nuestras sociedades y permitieron que en la actualidad sea posible ver los contornos _aún a la distancia_ de aquello que la feminista paraguaya Virginia Corvalán imaginó en su tesis doctoral, en 1923: "la causa de la mujer triunfará en todas partes, porque una idea de más alta justicia preside hoy día la organización de las sociedades y por acción de la mujer misma, en cuya conciencia se va haciendo la luz y cuya voluntad se está haciendo sentir", asegura la presidenta de Chile.

TEMAS PENDIENTES

   A pesar de que hay noticias alentadoras para América Latina en lo referente al avance de la igualdad, como que "seis países latinoamericanos han cerrado (desde 2006) por completo sus brechas de género en logro educativo, salud y supervivencia, la única zona del mundo con tal distinción", también hay "realidades problemáticas que quedan ocultas tras los promedios", asegura Bachelet.

   "Por ejemplo, a pesar de los avances en salud y la significativa reducción de la mortalidad materna en las últimas dos décadas (del 40%), en América Latina y el Caribe 9 300 mujeres mueren al año por causas relacionadas con el embarazo", indica la mandataria. Así, tal y como menciona en su artículo, "según un informe de Naciones Unidas, en nuestra región la pobreza femenina ha aumentado sistemáticamente desde 1997 y hoy por cada 100 hombres que viven en esa condición hay 118 mujeres".

   Igualmente, "a pesar del aumento en la participación femenina en

   el mercado laboral, esta presencia sigue siendo minoritaria en nuestro continente, y lo más preocupante es que se observa un estancamiento en torno al actual 53%", además de la existencia de "un marcado sesgo hacia temáticas vinculadas con roles tradicionales de género", que se traduce "a la larga, nuestros niveles salariales y coarta las posibilidades de que nos incorporemos a centros de investigación tecnológica y a las altas esferas de decisión dentro de las empresas".

VIOLENCIA DE GÉNERO

    "A todas luces, es el mayor problema que enfrentamos las mujeres latinoamericanas: la violencia de género", recuerda en su texto la presidenta, quien hace hincapié en que "sigue siendo una de las más afectadas por este flagelo, que llega, en algunos casos, a niveles de epidemia según la Organización Mundial de la Salud".

   "Los datos son elocuentes: entre el 25% y el 50% de las mujeres de América Latina y el Caribe dice haber experimentado alguna vez violencia física o sexual por parte de sus esposos o compañeros. De ellas, entre el 41% y 82% sufrió heridas físicas de algún tipo, desde fracturas y cortes, hasta quemaduras y abortos involuntarios. Sin embargo, entre el 28% y el 64% optó por no buscar ayuda ni comentar la experiencia, lo que significa que buena parte de las agresiones quedaron impunes", dice Bachelet.

   Y es que, sin duda, la región no puede apartar los ojos de esta lacra. "En América Latina y el Caribe se encuentran 14 de los 25 países con las tasas más altas de femicidios del mundo. Aproximadamente 2.100 mujeres son asesinadas cada año (6 cada día y 175 cada mes) por el simple hecho de ser mujeres". Aunque la presidenta muestra también señales de esperanza de cara al futuro sobre el tema. Tal y como indica, "nuestros pueblos tienen hoy más conciencia, son más proactivos y menos indolentes con respecto a este tema. Y esto, en un contexto cultural tan machista como el latinoamericano, es un avance sustancial que permite ver el futuro con optimismo".

LA PARTICIPACIÓN DE LA MUJER EN LA POLÍTICA

    "La llamada "República Americana" es una oligarquía de hombres. Nuestras soñadas libertades, no nos caerán del cielo, hay que luchar por ellas hasta obtenerlas", cita que recuerda la presidenta de lo recogido por la Asociación Americana para el Sufragio de las Mujeres.

   Así, como mandataria, política y mujer, Michelle Bachelet defiende que "es indispensable que más mujeres tengan incidencia, sean partícipes de la toma de decisiones, lideren los procesos de cambio e inspiren, con su actuar, a las nuevas generaciones de iberoamericanas".

   De esta manera, "a medida que más mujeres estemos presentes en los espacios de poder, en los Gobiernos, Legislaturas y Judicaturas, y en las gerencias de las empresas públicas y privadas, más factible será que logremos transformar las leyes y las costumbres, en un sentido que nos permita emparejar el terreno para que niños y niñas, hombres y mujeres puedan desarrollar todo su potencial, y contribuir _en igualdad de condiciones al progreso de nuestras sociedades".

   "Mientras las mujeres que en América Latina representamos cerca del 51% de la población nos mantengamos subrepresentadas en los Gobiernos y Congresos, seguirá siendo cierto aquello de que la "República Americana es una oligarquía de hombres", como declaró en su momento la Asociación Americana para el Sufragio de las Mujeres", recalca la presidenta.

   Antes de finalizar su artículo, Michelle Bachelet advierte de que "América Latina debe seguir trabajando para erradicar la violencia contra la mujer, para cerrar las brechas en todos los ámbitos, para aumentar la presencia femenina en los espacios de poder, para derribar las barreras culturales que limitan nuestras posibilidades, para garantizar nuestros derechos y abrir nuevas puertas de esperanza a las generaciones venideras".

   Y sentencia recordando las palabras de la política pakistaní Benazir Bhutto en la Conferencia de Beijing, hace 22 años: "hoy en día, en la lucha por la liberación de la mujer, no hay cabida para los que no toman partido", no hay lugar para la indiferencia".