Snapchat o Instagram: los selfis y los filtros crean un nuevo trastorno dismórfico corporal en la sociedad

Selfi y redes sicuakes
PIXABAY
Actualizado 08/08/2018 22:36:35 CET

   MADRID, 8 Ago. (Notimérica) -

   Un estudio del Departamento de Dermatología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston (EEUU) considera que el hecho de tomar demasiado en cuenta el aspecto físico en las redes como Snapchat o Instagram podría acarrear un trastorno dismórfico corporal, que lleva a las personas a querer modificar lo que consideran "defectos".

   El trastorno dismórfico corporal consiste en la preocupación fuera de lo normal por lo que se consideran defectos físicos, ya sean reales o imaginarios. Aparentemente, el hecho de hacer un uso excesivo de los conocidos "filtros" de Instagram o Snapchat, así como de una práctica repetitiva de los selfis, podría desembocar en este desorden que ha tomado el nombre de "Snapchat dismorfia".

   Estos problemas están desembocando en una "nueva realidad de la belleza" y cada vez son más los cirujanos que reciben solicitudes de cambios estéticos basados en un selfi editado en el teléfono. "La gente trae fotos de si misma en ciertos ángulos o con ciertos tipos de iluminación" informó al medio 'Inverse' la directora de un centro dermatológico, Neelam Vashi.

   Según explicó, algunas imágenes difieren completamente de la realidad y generan en los pacientes, generalmente gente joven, "expectativas poco realistas" con las que tratan de parecerse a una versión fantaseada de ellos mismos. Antes, la mayoría de las personas que se sometían a cirugía estética solicitaban rinoplastias para empequeñecer o afinar las narices, sin embargo el objetivo estético actual es lograr unos labios más voluptuosos, redondear las proporciones del rostro o incluso "aumentar" los ojos, a través de operaciones de párpados.

   Los expertos avisan de este peligro y denuncian la labor de las plataformas de redes sociales que impulsan a los usuarios a que perciban y valoren sus cuerpos desde el exterior, llegando a cosificarse a ellos mismos.