Una niña mexicana aparece muerta tras permanecer cuatro meses desaparecida

DAYANA ESMERALDA
TWITTER
Actualizado 30/10/2017 12:19:16 CET

   CIUDAD DE MÉXICO, 30 Oct. (Notimérica) -

   Dayana Esmeralda, una niña mexicana de cinco años, salió el pasado 6 de junio de su domicilio para comprar dulces y nunca regresó. Permaneció desaparecida durante más de cuatro meses y apareció muerta el pasado lunes 23 de octubre.

   Los hechos ocurrieron en la ciudad de Novolato, perteneciente al estado de Sinaloa, donde la menor fue secuestrada por un individuo que conducía una camioneta vieja de color rojo, quien le animó a acercarse para mantener una conversación y aprovechó la cercanía para secuestrarla.

   Aquella vez fue la última en la que se vio con vida a la pequeña, que permaneció en paradero desconocido hasta que una llamada telefónica anónima informó del hallazgo de restos humanos que podrían pertenecer a la desaparecida a tan solo cuatro kilómetros del lugar del secuestro, a las afueras de la ciudad.

   La Fiscalía General del Estado fue la encargada de recoger los huesos e iniciar exámenes de genética forense para determinar si se trataba de la menor, cuyos resultados positivos fueron dados a conocer este domingo en una rueda de prensa según publica 'El Universal'.

   El fiscal Juan José Ríos Estavillo aseguró que la niña no pudo ser asesinada en el lugar donde fueron descubiertos los restos ya que se trata de tierras de uso agrícola que reciben el nombre de 'Campo Mulas'. Según las pericias, su cuerpo fue trasladado a ese sitio después del crimen con la intención de que fueran encontrados.

   Además, informó de la apertura de una carpeta de investigación para identificar al raptor y asesino de Dayana, unas indagaciones que se llevarán a cabo bajo el delito de feminicidio añadiendo el delito de secuestro.

   Este caso, que ha conmocionado a la sociedad de su país de origen vuelve a poner en evidencia la vulnerabilidad de las mujeres y, en especial, de las niñas en el país centroamericano, donde las desapariciones y los feminicidios son habituales.