El último dictador de Bolivia, ¿quién era Luis García Meza?

LUIS GARCIA MEZA
REUTERS
Publicado 29/04/2018 19:07:54CET

   LA PAZ, 29 Abr. (Notimérica) -

   Esta madrugada ha fallecido en un hospital de La Paz el exdictador boliviano Luis García Meza (1980-1981) a los 88 años y después de sufrir, durante un largo periodo de tiempo, varios paros cardíacos debido al "deterioro de su estado físico" en los últimos meses, tal y como ha informado su abogado, Frank Campero.

   Luis García Meza Tejada fue un militar, exgeneral de división y político boliviano, que se hizo con el poder del Estado el 17 de julio de 1980 a través de un golpe de Estado en el que derrocó a la presidenta constitucional interina Lidia Guéiler Tejada, quien predecía al candidato y expresidente Hernán Siles Suazo. Este iba a convertirse de nuevo en presidente de Bolivia tras ganar las elecciones.

   El gobierno de García Meza, autodenominado 'Renovación Nacional', fue de dura firmeza y con graves enfrentamientos con grupos de izquierda del país. De hecho, durante su gobierno se produjo el asesinato de ocho líderes de la diligencia clandestina del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) en la denominada 'Masacre de la Calle Harrington', en La Paz, el 15 de enero de 1981.

   Además, en ese periodo de tiempo se produjo el asesinato de Marcelo Quiroga Santa Cruz, un diputado nacional que, si bien era cercano al dictador por haber compartido clase en el Colegio de La Salle y haber coincidido en concursos de equitación, había intereses para acabar con él. En especial debido a las investigaciones que el diputado realizaba en relación a previos gobiernos de facto.

   Sin embargo, fueron las luchas internas entre facciones militares y la presión de la embajada y el Gobierno estadounidense, junto con la izquierda del país, lo que llevó a que García Meza renunciara al cargo el 4 de agosto de 1981, dejando en el poder al general Celso Torrelio Villa. En julio de 1982, el sector militar de García Meza trató nuevamente de llevar a cabo un golpe de Estado, pero no fue exitoso y, después de varios cambios presidenciales, se inició la transición hacia un régimen democrático.

   En febrero de 1986, el entonces congreso nacional determinó que había indicios de culpabilidad de García Meza, por lo que se establece que es necesario iniciar un juicio contra él y a sus colaboradores durante su dictadura por responsabilidades durante la dictadura. Pero García Meza había escapado del país a Brasil, hasta que fue capturado el 11 de marzo de 1994 en la ciudad de Sao Paulo.

   El proceso de extradición a Bolivia duro casi un año, pero Luis García Meza llegó al Aeropuerto Internacional El Alto de la ciudad de La Paz el 15 de marzo de 1995, desde donde fue trasladado a la cárcel de máxima seguridad de Chonchocoro. Entonces tenía 65 años y su condena fue de 30 años de cárcel sin derecho a indulto por los delitos de su dictadura. García Meza pasó gran parte de los últimos cinco años ingresado en un hospital militar de La Paz por dolencias cardíacas.

   Asimismo, García Meza estuvo implicado en la muerte de 23 ciudadanos italianos en el marco del denominado Plan Cóndor, por lo que en enero de 2017 la justicia italiana lo sentenció a cadena perpetua por crímenes cometidos contra ítalolatinoamericanos, la cual debía aplicarse después de que el dictador boliviano cumpliera su condena en Bolivia en 2025.