Venezuela vive escenas de caos y pánico tras un terremoto de 7,3 grados

Venezuelan Civil Protection members help evacuees return to the building of the
REUTERS / STRINGER .
Publicado 22/08/2018 11:06:33CET

   CARACAS, 22 Ago. (EUROPA PRESS) -

   Un terremoto de magnitud 7,3 en la escala de Richter ha sacudido este martes por la tarde la costa norte de Venezuela, lo que ha provocado escenas de pánico en varias ciudades pero aparentemente ninguna víctima, si bien el Gobierno venezolano está evaluando las consecuencias exactas de los temblores.

   El Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, según sus siglas en inglés) ha fijado el epicentro 21 kilómetros al noroeste de Yaguaraparo, en el estado venezolano de Sucre, y a situado su profundidad a 123 kilómetros de la superficie. La Fundación Venezolana de Investigaciones Sismológicas (Funvisis) ha rebajado la magnitud a 6,9 en la escala de Richter.

   El ministro del Interior, Néstor Reverol, ha anunciado minutos después del seísmo que no se habían registrado daños inmediatos y que se han activado todos los protocolos de los cuerpos de emergencia y de Protección Civil en todos los estados del país.

   "Hemos activado todos los equipos del sistema de gestión de riesgos para la evaluación de daños y análisis de las necesidades. A esta hora no se reporta ninguna víctima", ha afirmado Reverol. "Pedimos la mayor tranquilidad y paciencia a la población", ha añadido.

   Por su parte, el gobernador de Sucre, Edwin Rojas, ha afirmado que la situación estaba en calma y que no hay afectaciones graves ni víctimas. Además, la petrolera estatal venezolana PDVSA ha informado de que las refinerías están operando normalmente tras el terremoto.

   En Caracas, el temblor provocó alarma en la población y la evacuación en edificios, según testigos de Reuters. La Torre de David, uno de los rascacielos más emblemáticos de la capital venezolana y totalmente abandonado, registra ahora una inclinación del 25 por ciento en su parte alta, ha confirmado Reverol en una entrevista con la cadena estatal VTV.

   "Lo sentimos más de dos minutos, nos mareamos muchísimo, las lámparas se movieron, pero no hay daños en las zonas cercanas", ha señalado Rosymer Rodríguez, una periodista de la ciudad oriental de Cumaná, capital del estado Sucre. "Todavía hay gente en las calles, hay gente que está preparando bolsos por si acaso hay una réplica", ha añadido a Reuters.