Viajar a Iberomérica, cada vez más fácil y barato

Turismo Brasil
REUTERS - Archivo
Actualizado 09/04/2018 8:21:59 CET

   MADRID, 8 Abr. (Notimérica) 

   La globalización y la extensión de las nuevas tecnologías han hecho que viajar a la otra punta del mundo cada vez sea más fácil y más barato, algo impensable hace tan solo un par de décadas.

   Cada minuto despegan unos 70 aviones con pasajeros en todo el mundo, hay más de 10.000 aviones volando simultaneamente y en torno a 1,5 millones de personas se desplazan permanentemente por todos los rincones del mundo, lo que ayuda a percibir lo cotidiano que se ha vuelto viajar.

   Además, esta es una actividad casi al alcance de cualquiera. Según la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) un billete de avión cuesta hoy menos de la mitad de lo que costaba en 1999, hace menos de dos décadas.

   El gusto por los viajes y su generalización ha sido, en parte, gracias al surgimiento de las compañías aéreas 'low cost', que han ayudado a crear condiciones de movilidad que nunca se habían visto antes, también en Iberoamérica.

   La tecnología también ha facilitado la movilidad iberoamericana, tanto dentro de la región como en el turismo externo, a través de diferentes 'apps' que facilitan que el viajero tenga en su mano toda la información necesaria para conocer y disfrutar el país que visita.

   El sociólogo francés Georges Amar ha descrito esta nueva concepción el viajero, a quien llama 'homo movilis', explicando que "la facilidad en los desplazamientos se ha convertido en un cuasi derecho social, como la salud o la educación, o en un bien público, como el agua o la electricidad, del que nadie debiera ser privado".

   La cara B de esta 'supermovilidad' es la saturación turística que sufren algunas zonas, una cuestión que se encuentra en el cetro del debate para conseguir un turismo sostenible, algo que parece un imposible en los destinos más masificados.

   Este 'exceso' de turismo puede tener consecuencias negativas como es la 'turismo fobia' el rechazo por parte de los habitantes de estas zonas tan visitadas al turismo, viéndose este no como un factor de crecimiento para su lugar de residencia, sino como un fenómeno negativo y molesto por su saturación.

   La Organización Mundial del Turismo (OMT) ha determinado que "el verdadero desafío está ahí, en saber gestionar la creciente demanda y el fomento de la sostenibilidad del sector en lo que respecta a sus tres pilares: el económico, el social y el ambiental", según ha publicado 'Caribbean News'.