Tras dos magnates de los negocios, Adriana Abascal confiesa que "por fin se casa por amor" con Emmanuel Schreder

Actualizado 26/06/2013 20:12:43 CET
EUROPA PRESS

MADRID, 26 Jun. (CHANCE) -

La modelo Adriana Abascal ha charlado con su gran amigo, Luis Galliusi para hacerle partícipe del buen momento que está pasando a pocos días de contraer matrimonio con el empresario francés, Emmanuel Schreder.

La revista Grazia ha podido tener acceso en exclusiva a la confidencial conversación que han mantenido la modelo y el interiorista en la casa que este posee en Ibiza.

Gallusi define a su amiga como una persona inteligente, guapa, enérgica y divertida, a la vez que considera a Schreder como la persona que ha vuelto a hacerle creer en el amor.

Tras ser elegida como Señorita México en el año 1988, Adriana Abascal comenzó a compartir su vida con hombres que superaban considerablemente su edad y a los que atrajo, además de por su belleza, gracias a su inteligencia, según confiesa Galliusi.

La modelo mantuvo una relación durante 7 años con el entonces magnate de los medios de comunicación sudamericanos, Emilio Azcárraga. Tras la muerte de este, Adriana se reencontró con el empresario español, Juan Villalonga, el que fue su primer marido y con el que ha tenido 3 hijos.

Tras su divorcio, la modelo, que va a contraer matrimonio el próximo 29 de junio con su actual pareja, ha confesado a su amigo del alma que "estoy más convencida de tomar la decisión de casarme con Emmanuel completamente enamorada". Al ser preguntada por si solo le gustan los millonarios, Adriana ha respondido que: "Si yo tuviera un puesto en el mercado, me casaría con el pescadero. Aunque sea guapo. Él también sería mi pescadero".

En esta curiosa charla que Adriana ha mantenido con Luis, la modelo le ha revelado algunos secretos más de su día a día. Entre la información más interesante que ha trascendido a Grazia, destaca a opinión de Adriana sobre la cirugía estética, respecto a lo que la modelo confiesa que no encuentra diferencia entre operarse y comer sano o depilarse, sino que "lo que cuenta al final es sentirse bien con uno mismo".