Actualizado 14/06/2013 10:34 CET

Saida Prieto insiste en que "no había nadie" en el escenario

Saida Prieto, su madre y su abogado al Palacio de Justicia
EUROPA PRESS

MADRID, 14 Jun. (CHANCE) -

Saida Prieto, la candidata a reina del carnaval de Tenerife que sufrió graves quemaduras al incendiarse su traje durante la gala de elección, aseguró ante la juez que no vio a los bomberos cuando se produjo el incidente y que quienes la rescataron fueron su diseñador y un técnico de sonido, sus "ángeles salvadores".

La joven, que prestó declaración ante el Juez que instruye el caso sobre el accidente de la Gala durante casi una hora, insistió en que "no había nadie" en el escenario y su diseñador y un técnico evitaron su muerte. "Había alguien que me agarró y me echó el extintor, si no, hubiera muerto, me quedaba poco", destacó.

Saida, que tiene quemaduras en más del 40 por ciento de su cuerpo, ha dicho que se siente "mal" y "floja", con medicación permanente para "estar bien".

Su recuperación definitiva será lenta y se prolongará al menos un año más. "Son los peores meses de mi vida", añadió.

Su abogado, Juan José Rodríguez, afirmó que, a raíz de la declaración del técnico de sonido (Leopoldo), le llamó la atención que hubiera "una tela" que tapaba los cañones de la fantasía que originó el siniestro, cuando los fuegos fríos no deben llevar "nada delante". "Vio una bola de fuego y a Saida dentro", comentó.

La madre de la joven, Dulce, dijo que la familia ha vivido "momentos malos" porque cuando estaba ingresada en Sevilla estuvo mucho tiempo "sedada" y sin "mover un dedo", y subrayó que no piden dinero sino que se haga justicia.

Saida volverá al juzgado para que un perito calibre sus heridas.

Willy Jorge, el diseñador del traje que ocasionó el accidente, está imputado por un presunto delito de imprudencia, lo mismo que el ex gerente del Organismo Autónomo de Fiestas, Javier Trujillo.