Actualizado 14/06/2013 15:26 CET

La última aparición pública de Kate Middleton antes de dar a luz

Kate Middleton trasatlántico
GETTY

MADRID, 14 Jun. (CHANCE) -

La Duquesa de Cambridge ha asistido ayer al último compromiso oficial en solitario antes del nacimiento de su primer hijo, previsto para mediados de julio.

En su recta final de embarazo, ha amadrinado el evento del bautizo oficial de un nuevo transatlántico para cruceros, "Princess Royal", tal y como lo hizo en su día Diana de Gales.

Como manda la tradición dentro de esta empresa, Catalina ha estrellado una botella contra el casco del transatlántico antes de que éste parta el próximo domingo desde el puerto de Southampton (sur de Inglaterra) en dirección a Barcelona.

La Duquesa se mostró sonriente durante todo el acto y ha lucido con un llamativo abrigo de estampado animal en blanco y negro y luciendo un elegante tocado negro que le cubría la melena.

Y es que es normal que esté radiante, ya que dará a luz previsiblemente a mediados de julio al que será el primer nieto del Príncipe Carlos. El bebé será el tercero en la línea de sucesión del trono británico y podrá reinar sin importar si es niño o niña, gracias a cambios en la legislación sobre sucesión. Aún no se ha revelado públicamente el sexo, aunque todo parece indicar que será una niña.

Para celebrarlo, la mujer de Guillermo de Inglaterra está organizando un baby shower. El visto bueno por parte de la Reina Isabel II para romper con la tradición real, dará la bienvenida al bebé con una fiesta que dará junto a su marido. La esperada celebración la organizará su hermana Pippa Middleton. Aunque también contará con la colaboración de su hermano James quien se encargará del pastel, que tendrá forma de muñeco.

Según ha contado una amiga de la Duquesa al periódico The Sun "no es una tradición real pero Kate tampoco es un miembro de la Casa Real tradicional".

Además ha añadido: "Es moderna y quiere una vida normal. El Príncipe Enrique, Kate y Guillermo son la generación joven de la casa real. No es normal que haya una fiesta de bienvenida a un bebé en la Familia Real pero es algo de ahora, moderno. Será un gran día para todos. Y Kate está haciendo esto con el consentimiento de la Reina".

Para evitar cualquier crítica en estos tiempos de crisis, la fiesta será sencilla y los regalos que se den a los invitados también. Así, las chicas recibirán unas velas y productos de las tiendas The White Company y Jo Malone.