Publicado 17/09/2020 17:50CET

La acidificación amenaza con colapsar los corales de aguas profundas

La acidificación amenaza con colapsar los corales de aguas profundas
La acidificación amenaza con colapsar los corales de aguas profundas - NOAA

   MADRID, 17 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Los arrecifes de coral de aguas profundas enfrentan desafíos, ya que los cambios en la química del océano provocados por el cambio climático pueden hacer que sus cimientos se vuelvan frágiles.

   Las estructuras subyacentes de los arrecifes, que albergan una gran cantidad de vida acuática, podrían fracturarse como resultado del aumento de la acidez del océano provocada por el aumento de los niveles de dióxido de carbono.

   A cientos de metros por debajo de la superficie del océano en el sur de California, los investigadores midieron el nivel de pH más bajo, por lo tanto el más ácido, jamás registrado en los arrecifes de coral vivos. Luego, los corales se criaron en el laboratorio durante un año en las mismas condiciones.

   Los científicos observaron que los esqueletos de los corales muertos, que sostienen a los corales vivos, se habían vuelto porosos debido a la acidificación del océano y rápidamente se volvieron demasiado frágiles para soportar el peso del arrecife sobre ellos.

   Investigaciones anteriores han demostrado que la acidificación de los océanos puede afectar el crecimiento de los corales, pero el nuevo estudio demuestra que la porosidad en los corales, conocida como coralporosis, conduce al debilitamiento de su estructura en lugares críticos.

   Esto causa roturas y desmoronamientos tempranos, dicen los expertos, que pueden hacer que los ecosistemas de coral completos se reduzcan drásticamente en el futuro, dejándolos solo capaces de sustentar una pequeña fracción de la vida marina que albergan hoy.

   Los hallazgos complementan la evidencia reciente de porosidad en los corales tropicales, pero demuestran que la amenaza que representa la acidificación del océano es mucho mayor para los arrecifes de coral de aguas profundas.

   La investigación fue dirigida por científicos de la Universidad de Edimburgo, en el marco de los proyectos ATLAS e iAtlantic, financiados por la UE, con investigadores de la Universidad Heriot-Watt y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA).

   El equipo identificó cómo los arrecifes podrían fracturarse analizando los corales de los estudios de laboratorio de mayor duración hasta la fecha, y buceando con sumergibles frente a las costas del Pacífico de EE.UU. para observar cómo se pierde el hábitat de los corales a medida que el agua se vuelve más ácida.

   Los corales en el sur de California, uno de los arrecifes más acidificados estudiados hasta la fecha, ya están experimentando los efectos del cambio climático y existen en condiciones que se espera que encuentren la mayoría de los arrecifes de aguas profundas para fines de siglo, dicen los científicos en un comunicado.