Publicado 04/11/2021 10:42CET

Los agujeros negros ganarían masa de la expansión del universo

Primera imagen renderizada de un agujero negro, iluminado por materia que cae
Primera imagen renderizada de un agujero negro, iluminado por materia que cae - JEAN-PIERRE LUMINET

   MADRID, 4 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Científicos han propuesto que la expansión del universo impacta directamente en el crecimiento de los agujeros negros para explicar un misterio astrofísico reciente.

   Durante los últimos 6 años, los observatorios de ondas gravitacionales han estado detectando fusiones de agujeros negros, verificando una predicción importante de la teoría de la gravedad de Albert Einstein. Pero hay un problema: muchos de estos agujeros negros son inesperadamente grandes. Ahora, un equipo de investigadores de la Universidad de Hawai en Manoa, la Universidad de Chicago y la Universidad de Michigan en Ann Arbor plantean como solución que los agujeros negros crecen junto con la expansión del universo.

   Desde la primera observación de la fusión de agujeros negros realizada por el Observatorio de ondas gravitacionales del interferómetro láser (LIGO) en 2015, los astrónomos se han visto sorprendidos repetidamente por sus grandes masas. Aunque no emiten luz, las fusiones de agujeros negros se observan a través de la emisión de ondas gravitacionales, ondas en el tejido del espacio-tiempo que fueron predichas por la teoría de la relatividad general de Einstein. Los físicos originalmente esperaban que los agujeros negros tuvieran masas menos de unas 40 veces la del Sol, porque los agujeros negros fusionados surgen de estrellas masivas, que no pueden mantenerse juntas si crecen demasiado.

   Los observatorios LIGO y Virgo, sin embargo, han encontrado muchos agujeros negros con masas superiores a la de 50 soles, algunos tan masivos como 100 soles. Se han propuesto numerosos escenarios de formación para producir agujeros negros tan grandes, pero ningún escenario único ha sido capaz de explicar la diversidad de fusiones de agujeros negros observadas hasta ahora, y no hay acuerdo sobre qué combinación de escenarios de formación es físicamente viable.

   Este nuevo estudio, publicado en Astrophysical Journal Letters, es el primero en mostrar que las masas de agujeros negros grandes y pequeños pueden resultar de una sola vía, en la que los agujeros negros ganan masa a partir de la expansión del propio universo.

   Los astrónomos suelen modelar agujeros negros dentro de un universo que no puede expandirse. "Es una suposición que simplifica las ecuaciones de Einstein porque un universo que no crece tiene mucho menos que seguir", dijo en un comunicado Kevin Croker, profesor del Departamento de Física y Astronomía de UH Manoa. "Sin embargo, hay una compensación: las predicciones solo pueden ser razonables durante un período de tiempo limitado".

   Debido a que los eventos individuales detectables por LIGO _ Virgo solo duran unos segundos, cuando se analiza un evento individual, esta simplificación es sensata. Pero estas mismas fusiones se están gestando potencialmente durante miles de millones de años. Durante el tiempo que transcurre entre la formación de un par de agujeros negros y su eventual fusión, el universo crece profundamente. Si se consideran cuidadosamente los aspectos más sutiles de la teoría de Einstein, entonces surge una posibilidad sorprendente: las masas de agujeros negros podrían crecer al unísono con el universo, un fenómeno que Croker y su equipo llaman acoplamiento cosmológico.

   El ejemplo más conocido de material acoplado cosmológicamente es la luz misma, que pierde energía a medida que crece el universo. "Pensamos considerar el efecto contrario", dijo el coautor de la investigación y profesor de Física y Astronomía de UH Manoa, Duncan Farrah. "¿Qué observaría LIGO-Virgo si los agujeros negros estuvieran acoplados cosmológicamente y ganaran energía sin necesidad de consumir otras estrellas o gas?"

   Para investigar esta hipótesis, los investigadores simularon el nacimiento, la vida y la muerte de millones de pares de estrellas grandes. Los pares en los que ambas estrellas murieron para formar agujeros negros se relacionaron con el tamaño del universo, comenzando en el momento de su muerte. A medida que el universo continuó creciendo, las masas de estos agujeros negros crecieron a medida que avanzaban en espiral entre sí.

   El resultado no fue solo agujeros negros más masivos cuando se fusionaron, sino también muchas más fusiones. Cuando los investigadores compararon los datos de LIGO _ Virgo con sus predicciones, coincidieron razonablemente bien. "Tengo que decir que no sabía qué pensar al principio", dijo el coautor de la investigación y profesor de la Universidad de Michigan, Gregory Tarlé. "Fue una idea tan simple, me sorprendió que funcionara tan bien".

   Según los investigadores, este nuevo modelo es importante porque no requiere ningún cambio en nuestra comprensión actual de la formación, evolución o muerte estelar. El acuerdo entre el nuevo modelo y nuestros datos actuales proviene simplemente de reconocer que los agujeros negros realistas no existen en un universo estático. Los investigadores tuvieron cuidado de enfatizar, sin embargo, que el misterio de LIGO, los enormes agujeros negros de Virgo, está lejos de estar resuelto.

   "Muchos aspectos de la fusión de los agujeros negros no se conocen en detalle, como los entornos de formación dominantes y los intrincados procesos físicos que persisten a lo largo de sus vidas", dijo el coautor de la investigación y becario del Hubble de la NASA, el Dr. Michael Zevin. "Si bien usamos una población estelar simulada que refleja los datos que tenemos actualmente, hay mucho margen de maniobra. Podemos ver que el acoplamiento cosmológico es una idea útil, pero aún no podemos medir la fuerza de este acoplamiento".

Contador