Publicado 20/04/2020 17:11:05 +02:00CET

ALMA revela la composición inusual del cometa interestelar 2I/Borisov

  ALMA revela la composición inusual del cometa interestelar 2I/Borisov
ALMA revela la composición inusual del cometa interestelar 2I/Borisov - ALMA (ESO/NAOJ/NRAO)

MADRID, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

El cometa interestelar 2I/Borisov, que visitó nuestro sistema solar el año pasado probablemente se formó en un ambiente extremadamente frío debido a las altas cantidades de monóxido de carbono halladas, según observaciones con el telescopio ALMA Atacama Large Millimeter/submillimeter Array), en Chile.

Por primera vez observaron directamente los productos químicos almacenados dentro de un objeto desde un sistema planetario distinto del nuestro, que se detallan en la investigación publica en línea en la revista 'Nature Astronomy'.

Las observaciones de ALMA de un equipo de científicos internacionales liderados por Martin Cordiner y Stefanie Milam, del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, revelaron que el gas que salía del cometa contenía cantidades inusualmente altas de monóxido de carbono (CO).

La concentración de CO era más alta de lo que cualquiera haya detectado en cualquier cometa dentro de 2 au del Sol (dentro de menos de 300 millones de kilómetros). Se estimó que la concentración de CO 2I / Borisov era entre nueve y 26 veces mayor que la del cometa promedio del sistema solar.

Los astrónomos están interesados en aprender más sobre los cometas, porque estos objetos pasan la mayor parte de su tiempo a grandes distancias de cualquier estrella en ambientes muy fríos. A diferencia de los planetas, sus composiciones interiores no han cambiado significativamente desde que nacieron. Por lo tanto, podrían revelar mucho sobre los procesos que ocurrieron durante su nacimiento en discos protoplanetarios.

"Esta es la primera vez que miramos dentro de un cometa desde fuera de nuestro sistema solar --destaca en un comunicado el astroquímico Martin Cordiner--, y es dramáticamente diferente de la mayoría de los otros cometas que hemos visto antes".

ALMA detectó dos moléculas en el gas expulsado por el cometa: el cianuro de hidrógeno (HCN) y el monóxido de carbono (CO). Si bien el equipo esperaba ver HCN, que está presente en 2I/Borisov en cantidades similares a las encontradas en los cometas del sistema solar, se sorprendieron al ver grandes cantidades de CO".

"El cometa debió de haberse formado a partir de material muy rico en hielo de CO, que solo está presente a las temperaturas más bajas que se encuentran en el espacio, por debajo de -250ºC", explica la científica planetaria Stefanie Milam.

"ALMA ha sido fundamental para transformar nuestra comprensión de la naturaleza del material cometario en nuestro propio sistema solar, y ahora con este objeto único que proviene de nuestros vecinos de al lado. Es solo debido a su sensibilidad sin precedentes en longitudes de onda submilimétricas que podemos caracterizar el gas que sale de esos objetos únicos", resalta Anthony Remijan del Observatorio Nacional de Radioastronomía en Charlottesville, Virginia y coautor del artículo.

El monóxido de carbono es una de las moléculas más comunes en el espacio y se encuentra dentro de la mayoría de los cometas. Sin embargo, hay una gran variación en la concentración de CO en los cometas y nadie sabe por qué. Algo de esto podría estar relacionado con el lugar del sistema solar en el que se formó un cometa; algunos tienen que ver con la frecuencia con la que la órbita de un cometa lo acerca al Sol y lo lleva a liberar sus hielos más fácilmente evaporados.

"Si los gases que observamos reflejan la composición del lugar de nacimiento de 2I/Borisov, entonces muestra que puede haberse formado de manera diferente a los cometas de nuestro propio sistema solar, en una región externa extremadamente fría de un sistema planetario distante", agreg Cordiner. Esta región se puede comparar con la región fría de cuerpos helados más allá de Neptuno, llamada Cinturón de Kuiper.

El equipo solo puede especular sobre el tipo de estrella que albergaba el sistema planetario de 2I/Borisov. "La mayoría de los discos protoplanetarios observados con ALMA están alrededor de versiones más jóvenes de estrellas de baja masa como el Sol", apunta Cordiner.

"Muchos de estos discos se extienden mucho más allá de la región donde se cree que se han formado nuestros propios cometas, y contienen grandes cantidades de gas y polvo extremadamente fríos --prosigue--. Es posible que 2I/Borisov provenga de uno de estos discos más grandes".

Debido a su alta velocidad cuando viajó a través de nuestro sistema solar (33 km), los astrónomos sospechan que 2I/Borisov fue expulsado de su sistema anfitrión, probablemente al interactuar con una estrella que pasa o un planeta gigante.

Luego pasaron millones o miles de millones de años en un viaje frío y solitario por el espacio interestelar antes de ser descubierto el 30 de agosto de 2019 por el astrónomo aficionado Gennady Borisov.

2I/Borisov es solo el segundo objeto interestelar que se detecta en nuestro sistema solar. El primero, 1I/'Oumuamua, se descubrió en octubre de 2017, momento en el que ya estaba saliendo, lo que dificulta revelar detalles sobre si era un cometa, un asteroide u otra cosa. La presencia de una cola activo de gas y polvo alrededor de 2I/Borisov lo convirtió en el primer cometa interestelar confirmado.

Hasta que se observen otros cometas interestelares, la composición inusual de 2I/Borisov no puede explicarse fácilmente y plantea más preguntas de las que responde.

"2I/Borisov nos dio la primera visión de la química que dio forma a otro sistema planetario --explica Milam--. Pero solo cuando podamos comparar el objeto con otros cometas interestelares, sabremos si 2I/Borisov es un caso especial o si cada objeto interestelar tiene niveles inusualmente altos de CO".