Publicado 24/02/2021 12:23CET

La ESA apuesta por la misión Harmony de observación terrestre

Archivo - Objetivos de la misión Harmony
Archivo - Objetivos de la misión Harmony - ESA - Archivo

   MADRID, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

   La ESA ha seleccionado desarrollar el proyecto Harmony entre tres misiones candidatas de su programa Earth Explorer, dedicado a comprender los aspectos del sistema terrestre y sus interacciones.

   Harmony se concibe como una misión con dos satélites que orbitan en formación con uno de los satélites Copernicus Sentinel-1 para abordar cuestiones científicas clave relacionadas con la dinámica del océano, el hielo y la tierra.

   Tres conceptos, Daedalus, Harmony (antes llamado Stereoid) e Hydroterra (antes llamado G-Class), han pasado los últimos dos años siendo analizados en cuanto a su viabilidad científica, técnica y presupuestaria para ser la décima misión de Earth Explorer de la ESA.

   Este paso ahora ha culminado con la aprobación de la propuesta de la ESA por parte de la Junta del Programa de Observación de la Tierra (PB-EO) de la ESA, basada en la recomendación del Comité Asesor para la Observación de la Tierra (ACEO) y su propia evaluación de que Harmony debe llevarse adelante a la siguiente fase de estudio, informa la ESA.

   Esta fase, la Fase A, incluye una evaluación de viabilidad adicional después de una definición detallada del sistema, incluido el diseño de la plataforma y los instrumentos del satélite, las operaciones de vuelo, los desarrollos tecnológicos y la mejor manera de explotar los datos.

El concepto Harmony comprende dos satélites idénticos que volarían en convoy con un satélite Copernicus Sentinel-1. Cada satélite Harmony está diseñado para llevar un radar de apertura sintética de solo recepción como su instrumento principal.

   Trabajando junto con el radar Sentinel-1, Harmony proporcionaría datos para medir pequeños cambios en la forma de la superficie terrestre, como los relacionados con terremotos y actividad volcánica, contribuyendo así al monitoreo de riesgos. También permitiría el estudio de la deformación 3D y la dinámica de flujo de los glaciares en las zonas marginales que cambian rápidamente de las capas de hielo para una mejor comprensión del aumento del nivel del mar.

   Ambos satélites Harmony también llevarían un instrumento infrarrojo térmico multihaz, que en presencia de nubes permitirá la medición de los movimientos de las nubes con resolución de altura. En ausencia de nubes, este instrumento infrarrojo térmico multihaz medirá las diferencias de temperatura de la superficie del mar.

   Harmony también sería la primera misión en proporcionar datos para mejorar nuestra comprensión de las interacciones entre el aire y la superficie del océano al proporcionar mediciones simultáneas de viento, olas y corrientes, que junto con las mediciones de las diferencias térmicas de la superficie del mar y el movimiento de las nubes permitirán un vista sin precedentes de la capa límite atmosférica marina.

   En esencia, Harmony aborda cuestiones científicas clave en varios dominios. Su concepto de observación permite mediciones únicas en escalas de tiempo que van desde decenas de milisegundos (para medir las corrientes oceánicas) hasta años (para medir el movimiento de la superficie sólida de la Tierra).