Publicado 27/07/2020 17:34CET

Los árboles milenarios envejecen muy lentamente pero no son inmortales

Los árboles milenarios envejecen muy lentamente pero no son inmortales
Los árboles milenarios envejecen muy lentamente pero no son inmortales - WIKIPEDIA

   MADRID, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Los árboles más antiguos de la Tierra han estado en pie casi cinco milenios, y los investigadores se han preguntado hasta qué punto experimentan senescencia y se deterioran físicamente con el tiempo.

   Un artículo reciente que estudiaba los ginkgos, uno de los árboles más longevos del mundo, incluso descubrió que podrían "escapar de la senescencia en toda la planta", lo que plantea dudas sobre la aparente ausencia de envejecimiento en árboles centenarios. Sin embargo, en un foro publicado en la revista Trends in Plant Science, el biólogo de plantas Sergi Munné-Bosch argumenta que aunque los signos de senescencia en los árboles tan longevos pueden ser casi imperceptibles para las personas, esto no significa que sean inmortales.

   "Cuando tratamos de estudiar estos organismos, estamos realmente asombrados de que vivan tanto tiempo. Pero esto no significa que sean inmortales --dice Munné-Bosch, profesor de fisiología vegetal y líder del grupo de investigación ANTIOX en Universidad de Barcelona--. Viven tanto tiempo porque tienen muchos mecanismos para reducir mucho el desgaste del envejecimiento".

   A pesar de los métodos bien desarrollados de los árboles para prolongar el proceso de envejecimiento, la investigación ha demostrado que aún sufren estrés fisiológico asociado con la senescencia. "Tienen límites --señala Munné-Bosch--. Existen limitaciones físicas y mecánicas que limitan su capacidad de vivir indefinidamente".

   Sin embargo, debido a la dificultad de realizar investigaciones en árboles con una vida útil tan larga, se sabe poco sobre cómo es el proceso de senescencia. Simplemente encontrar suficientes árboles milenarios para estudiar puede ser un desafío.

   "Cuando una especie de árbol puede vivir durante cinco milenios, es muy difícil encontrar incluso dos árboles de entre dos y cinco milenios", dice Munné-Bosch. Para estos árboles longevos, la muerte por senescencia es una posibilidad, pero la probabilidad de morir por otras causas es significativamente mayor. "No tienen que preocuparse por la senescencia porque tienen otras cosas que les preocupan más", añade.

   Además, debido a su vida útil extrema, el proceso de envejecimiento de los árboles debe estudiarse a una escala de tiempo mucho mayor de lo que los científicos están acostumbrados. Para ver los efectos en tiempo real del envejecimiento en los árboles de larga vida, los científicos tendrían que realizar estudios que duraran cientos, si no miles, de años: cuando los árboles como los gingkos pueden vivir durante miles de años, incluso un organismo de 667 años de edad, aunque indudablemente dura mucho, puede que no tenga la edad suficiente para ver los efectos del envejecimiento.

   "La medida del tiempo es algo que hemos inventado como humanos, y para un árbol milenario, no importa en absoluto", dice Munné-Bosch.

   Los árboles tienen una variedad de formas de reducir sus posibilidades de muerte solo por el envejecimiento, desde la compartimentación del riesgo en estructuras de ramas complejas hasta la "construcción de vida en la muerte" mediante el crecimiento de nuevos brotes de troncos compuestos de 90% de biomasa no viva.

   Pero en la revisión, Munné-Bosch sostiene que a pesar de que los árboles de larga vida pueden sobrevivir durante milenios a través de estos métodos, el estrés asociado con el envejecimiento, aunque pequeño, finalmente evitará la inmortalidad. "El tiempo, en algunos aspectos, puede considerarse como una especie de estrés. Vivir es estresante, y esto muy lentamente lo llevará a la muerte", dice.

   Si bien los árboles pueden no ser inmortales, Munné-Bosch dice que estudiar las formas en que los árboles prolongan la senescencia es importante. La investigación realizada en árboles y especies de plantas de larga vida puede informar a otras disciplinas, como la medicina, en una variedad de formas. "Tenemos mucho que aprender de ellos", dice.

   "Por ejemplo, los aspectos de la medicina regenerativa se basan en mecanismos que ya han evolucionado en los árboles. Aunque el envejecimiento no es un proceso universal, el conocimiento de que incluso las especies más antiguas no pueden vivir para siempre significa que "tal vez no somos tan diferentes como pensamos", concluye Munné-Bosch.

Lo más leído

  1. 1

    EEUU.- Trump dice que tiene "todas las pruebas" del fraude y pide a los republicanos "revertir las elecciones"

  2. 2

    Ocho miembros de la Administración de Bukele renuncian para presentarse a la Asamblea Legislativa de El Salvador

  3. 3

    Venezuela.- Diosdado Cabello insiste en que el proceso electoral en Venezuela no necesita el reconocimiento de EEUU

  4. 4

    Bolivia.- La Interpol autoriza la búsqueda de los exministros de Bolivia Arturo Murillo y Fernando López

  5. 5

    Neutrinos del Sol revelan directamente el ciclo de fusión estelar