Publicado 17/01/2020 12:46:57 +01:00CET

Las áreas protegidas en alta mar deben hacerse móviles

Las áreas protegidas en alta mar deben hacerse móviles
Las áreas protegidas en alta mar deben hacerse móviles - MELINDA CONNERS/STONY BROOK UNIVERSITY

   MADRID, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

   El movimiento de las especies marinas debido al cambio climático, tanto acuáticas como de aves, obliga a que las áreas protegidas en alta mar sean móviles para que puedan proteger la biodiversidad.

   Un grupo de investigadores defiende que las Naciones Unidas incluyan áreas marinas protegidas móviles en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (CNUDM), que ahora se actualiza desde su última firma en 1982.

   "Los animales obviamente no se quedan en un solo lugar, muchos de ellos usan áreas muy grandes del océano, y esas áreas pueden moverse en el tiempo y el espacio --razona la autora principal Sara Maxwell, profesora asistente de la Universidad de Washington Bothell, quien estudia animales marinos migratorios--. A medida que ocurre el cambio climático, si establecemos límites que son estáticos en el lugar y el tiempo, es probable que los animales que estamos tratando de proteger se hayan ido de esos lugares".

   Incluso la protección de grandes regiones del medio marino no es suficientes para conservar especies altamente móviles, como tortugas marinas, ballenas, tiburones y aves marinas que pueden viajar a través de océanos enteros en busca de alimento y zonas de reproducción.

   El cambio climático complicará aún más las cosas, argumentan los autores. A medida que cambian las especies, los hábitats y las comunidades ecológicas, es posible que las áreas protegidas establecidas ya no funcionen.

   "En el contexto del cambio climático, la forma en que hemos estado aplicando las cosas en el pasado no es probable que funcione en el futuro --advierte Maxwell--. Las especies necesitarán cada vez más protección, y necesitaremos aplicar herramientas más dinámicas e innovadoras para ser efectivas".

   La investigación de Maxwell utiliza etiquetas que se transmiten a los satélites para rastrear los movimientos de tortugas marinas, aves marinas y otras especies marinas desde el espacio, una nueva tecnología que recién comienza a aplicarse para la protección en tiempo real de las especies marinas.

   Solo en los últimos 10 a 15 años, explica, los países comenzaron a incorporar tales herramientas en la gestión, combinando etiquetas satelitales en animales, rastreo GPS de barcos y modelado oceánico para crear reglas que se ajusten a la situación, una técnica conocida como gestión dinámica.

   "Hasta que pudimos implementar este tipo de gestión y demostrar que es factible, la gente no creía que fuera posible --recuerda Maxwell--. Pero a medida que sabemos más sobre dónde van los animales en el espacio y el tiempo, podemos usar esa información para protegerlos mejor".

   Varias naciones ahora usan estrategias de gestión dinámica dentro de las 200 millas náuticas desde la costa que pescan exclusivamente, añade Maxwell. Algunos países también utilizan estrategias de gestión dinámica más lejos de la costa, para embarcaciones registradas en sus países.

   El programa TurtleWatch, por ejemplo, pide a los barcos de pesca estadounidenses que eviten voluntariamente las aguas al norte de Hawai a las temperaturas superficiales preferidas por las tortugas bobas y la tortuga laúd, para reducir la captura involuntaria del animal en peligro de extinción.

   En Australia, los barcos de pesca de palangre evitan la pesca en aguas internacionales cuando y donde los modelos predicen la presencia del atún rojo del sur, una especie comercialmente valiosa y en peligro que se maneja a través de un sistema de cuotas.

   "La nueva tecnología está haciendo posible este enfoque dinámico para la conservación de los océanos, al mismo tiempo que el cambio climático lo hace necesario", destaca Maxwell en un comunicado.

   Con este estudio, los autores alientan a la comunidad internacional a adoptar esta estrategia de gestión emergente e instan a su uso generalizado en aguas internacionales, que cubren aproximadamente dos tercios de los océanos del planeta.

   "Esperamos que el lenguaje del tratado de las Naciones Unidas se pueda cambiar para incluir explícitamente áreas protegidas marinas móviles y gestión dinámica, de modo que se conviertan en opciones para proteger las partes más grandes del océano en el futuro", concluye Maxwell.