Publicado 06/07/2021 10:45CET

El arsénico explica la concentración de oro en depósitos

Microfotografía de microscopía electrónica de barrido que muestra micropartículas de oro (color brillante) depositadas con cristales de pirita de una solución hidrotermal en un experimento de laboratorio.
Microfotografía de microscopía electrónica de barrido que muestra micropartículas de oro (color brillante) depositadas con cristales de pirita de una solución hidrotermal en un experimento de laboratorio. - MARIA KOKH AND GLEB POKROVSKI

   MADRID, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Un grupo de geoquímicos ha descubierto por qué el oro se concentra junto con el arsénico, lo que explica la formación de la mayoría de los depósitos de oro.

   Esto también puede explicar por qué muchos mineros de oro y otros han estado en riesgo de intoxicación por arsénico, según la investigación presentada en la conferencia Goldschmidt.

   El oro es apreciado por su pureza y estabilidad. También es lo suficientemente raro como para conservar su valor: el Consejo Mundial del Oro estima que todo el oro extraído en el mundo cabría en un cubo de 20 x 20 x 20 metros. Además, debido a que es uno de los metales más inertes de toda la tabla periódica, no reacciona fácilmente con otras sustancias. Entonces, ¿por qué el oro debería reunirse en cantidad suficiente para extraerlo? En otras palabras, ¿por qué existen depósitos de oro?

   Parte del oro se encuentra en forma de pepitas de oro, pero una cantidad apreciable está ligada a los minerales. Se sabe que el oro está relacionado con minerales que contienen hierro y arsénico, como pirita y arsenopirita. Estos minerales actúan como una especie de esponja y son capaces de concentrar oro hasta 1 millón de veces más de lo que se encuentra en otras partes de la naturaleza, como en las aguas termales que transportan oro. Este oro se une químicamente a estos minerales, por lo que es invisible a simple vista.

   El equipo científico estudió la acción de los minerales concentradores de oro utilizando el intenso haz de rayos X producido por el Sincrotrón Europeo (ESRF), que puede probar los enlaces químicos entre el mineral y el oro.

   Descubrieron que cuando el mineral está enriquecido con arsénico, el oro puede ingresar a los sitios estructurales del mineral al unirse directamente al arsénico (formando, químicamente hablando, enlaces Au (2+) y As (1-)), lo que permite que el oro se estabilice en el mineral. Sin embargo, cuando la concentración de arsénico es baja, el oro no ingresa a la estructura mineral, sino que solo forma enlaces débiles de oro y azufre con la superficie del mineral.

   Citado por Phys.org, el investigador principal, el doctor Gleb Pokrovski, director de investigación del CNRS, dijo: "Nuestros resultados muestran que el arsénico impulsa la concentración de oro. Esta bomba de oro impulsada por arsénico explica cómo estos sulfuros de hierro pueden capturar y luego liberar oro de forma masiva, controlando así la formación y distribución de depósitos de mineral. En términos prácticos, significa que facilitará la búsqueda de nuevas fuentes de oro y otros metales preciosos, que se unen a sulfuros de hierro que contienen arsénico. También puede abre la puerta para controlar las reacciones químicas, y si podemos mejorar el procesamiento del oro, podemos recuperar más oro".

   El nuevo modelo identifica por qué el oro tiende a encontrarse con arsénico. "Se ha sabido durante siglos que el oro se encuentra con arsénico, y esto ha causado graves problemas de salud a los mineros de oro. Ahora sabemos lo que sucede a nivel atómico, podemos empezar a ver si hay algo que podamos hacer para evitar esto", explica Pokrovski.

   El vínculo nocivo entre el arsénico y el oro es bien conocido en Francia y en otras partes del mundo, incluso en la mina Salsigne cerca de Carcassonne. Esta fue una de las minas de oro más grandes de Europa occidental y el mayor productor de arsénico del mundo a la vez. Cerró en 2004, pero las consecuencias ambientales de la contaminación por arsénico aún persisten en la región.

Contador