Publicado 28/10/2020 18:36CET

El aterrizador Philae perfiló una calavera en el cometa 67P/CG

Aterrizador Philae sobre la sombra de calavera en el cometa 67P/CG
Aterrizador Philae sobre la sombra de calavera en el cometa 67P/CG - ESA

   MADRID, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Después de años de trabajo, el segundo sitio de aterrizaje del módulo de aterrizaje Philae ha sido ubicado por la ESA en un lugar del cometa 67P/CG que la sonda perfiló con la forma de un cráneo.

   Philae, módulo de descenso de la misión Rosetta, dejó su huella en el hielo de miles de millones de años, revelando que el interior helado del cometa es más suave que la espuma de un capuccino.

   Philae descendió a la superficie del cometa el 12 de noviembre de 2014. Se recuperó de su lugar de aterrizaje inicial en la zona nombrada Agilkia y se embarcó en un vuelo de dos horas, durante el cual chocó con el borde de un acantilado y cayó hacia un segundo lugar de aterrizaje. Philae finalmente se detuvo en Abydos, en un lugar protegido que solo se identificó en las imágenes de Rosetta 22 meses después, unas semanas antes de la conclusión de la misión Rosetta.

   Laurence O'Rourke de la ESA, quien desempeñó el papel principal en la búsqueda de Philae en primera instancia, también estaba decidido a ubicar el segundo sitio de aterrizaje no descubierto previamente.

   "Philae nos había dejado un último misterio esperando ser resuelto", dice O'Rourke en un comunicado. "Era importante encontrar el sitio de aterrizaje porque los sensores en Philae indicaron que se había excavado en la superficie, muy probablemente exponiendo el hielo primitivo escondido debajo, lo que nos daría un acceso invaluable a hielo de miles de millones de años".

   Junto con un equipo de científicos e ingenieros de la misión, se dedicó a recopilar datos de los instrumentos Rosetta y Philae para encontrar y confirmar el sitio de aterrizaje "perdido".

   Aunque una mancha brillante de "hielo en rodajas" observada en imágenes de alta resolución de la cámara OSIRIS de Rosetta resultó crucial para confirmar la ubicación, fue el 'boom' del magnetómetro de Philae, ROMAP, el que resultó ser la estrella del espectáculo. El instrumento fue diseñado para realizar mediciones de campo magnético en el entorno local del cometa, pero para el nuevo análisis, el equipo examinó los cambios registrados en los datos que surgieron cuando el 'boom', que sobresale 48 centímetros del módulo de aterrizaje, se movió físicamente cuando golpeó un superficie. Esto creó un conjunto característico de picos en los datos magnéticos a medida que el brazo se movía con relación al cuerpo del módulo de aterrizaje, lo que proporcionó una estimación de la duración de la estampación de Philae en el hielo. Los datos también podrían utilizarse para limitar la aceleración de Philae durante estos contactos.

   Los datos de ROMAP se correlacionaron de forma cruzada con los recogidos por el magnetómetro RPC de Rosetta al mismo tiempo para determinar la actitud de Philae y excluir cualquier influencia del campo magnético de fondo del entorno de plasma alrededor del cometa.

   Un nuevo análisis de los datos del aterrizaje encontró que Philae había pasado casi dos minutos completos en el segundo sitio de aterrizaje, haciendo al menos cuatro contactos de superficie distintos mientras lo atravesaba. Una huella particularmente notable revelada en las imágenes se creó cuando la superficie superior de Philae se hundió 25 centímetros en el hielo en el costado de una grieta, dejando marcas identificables de su torre de perforación y sus lados. Los picos en los datos del campo magnético que surgen del movimiento del brazo mostraron que Philae tardó tres segundos en hacer esta depresión en particular.

   "La forma de las rocas impactadas por Philae me recordó a una calavera cuando se ve desde arriba, así que decidí llamar a la región 'cresta en la parte superior del cráneo' y continuar con ese tema para otras características observadas", dice O'Rourke.

   "El 'ojo' derecho de la 'cara del cráneo' fue hecho por la superficie superior de Philae comprimiendo el polvo mientras que el espacio entre las rocas es una 'grieta en la parte superior del cráneo', donde Philae actuó como un molino de viento para pasar entre ellos.

   El análisis de imágenes y datos de OSIRIS y el espectrómetro VIRTIS de Rosetta confirmaron que la exposición brillante era hielo de agua que cubría un área de aproximadamente 3,5 metros cuadrados. Aunque el hielo estaba mayormente a la sombra en el momento del aterrizaje, el Sol estaba iluminando directamente el área cuando se tomaron las imágenes meses después, iluminándola como un faro para destacar contra todo lo que lo rodea. El hielo era más brillante que los alrededores porque no había estado previamente expuesto al entorno espacial y sometido a meteorización espacial.

   "Era una luz que brillaba en la oscuridad", dice Laurence, señalando que estaba ubicada a solo 30 metros de distancia de donde finalmente se tomó la imagen de Philae en la superficie del cometa.

   El estudio también proporciona la primera medición in situ de la suavidad del interior de polvo helado de una roca en un cometa.

   "La simple acción de Philae estampando en el costado de la grieta nos permitió averiguar que esta antigua mezcla de polvo helado de miles de millones de años es extraordinariamente suave, más esponjosa que la espuma de un capuccino, o la espuma que se encuentra en un baño de burbujas o encima de las olas a la orilla del mar", añade O'Rourke.

Contador