Publicado 10/06/2020 17:22CET

Un aurora austral, avistada desde la Estación Espacial Internacional

Un aurora austral, avistada desde la Estación Espacial Internacional
Un aurora austral, avistada desde la Estación Espacial Internacional - NASA

   MADRID, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Como humo verde eléctrico, la aurora austral aparentemente se cruza con el resplandor del aire de la Tierra cuando la Estación Espacial orbita sobre el Índico a medio camino entre Australia y la Antártida.

   Estas pantallas de cintas de colores, cortinas, rayos y manchas, siempre cambiantes, son más visibles cerca de los polos Norte (aurora boreal) y Sur (aurora austral) a medida que las partículas cargadas (iones) que fluyen del Sol (el viento solar) interactúan con el campo magnético de la tierra.

   Las auroras ocurren cuando los iones en el viento solar chocan con átomos de oxígeno y nitrógeno en la atmósfera superior. Los átomos son excitados por estas colisiones, y típicamente emiten luz cuando vuelven a su nivel de energía original. La luz crea la aurora que vemos. El color más comúnmente observado de la aurora es el verde, informa la NASA.