Publicado 28/10/2020 10:24CET

Aves gigantes surcaron los océanos australes hace 50 millones de años

Aves gigantes surcaron los océanos australes hace 50 millones de años
Aves gigantes surcaron los océanos australes hace 50 millones de años - BRIAN CHOO

   MADRID, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Fósiles recuperados de la Antártida hace cuatro décadas representan a los miembros gigantes más antiguos de un grupo extinto de aves que surcaron los océanos australes, según un nuevo estudio.

   Con una envergadura de hasta 6,4 metros, estos pájaros dotados con dientes óseos, empequeñecerían los 3,6 del ave más grande de la actualidad, el albatros errante.

   Llamados pelagornítidos, las aves llenaron un nicho muy parecido al de los albatros de hoy y viajaron ampliamente por los océanos de la Tierra durante al menos 60 millones de años. Aunque un fósil de pelagornítidos mucho más pequeño data de hace 62 millones de años, uno de los fósiles recién descritos, una porción de 50 millones de años de la pata de un pájaro, muestra que los pelagornítidos más grandes surgieron justo después de que la vida se recuperara de la extinción masiva hace 65 millones de años, cuando los parientes de las aves, los dinosaurios, se extinguieron.

   Un segundo fósil de pelagornítidos, que forma parte de un hueso de la mandíbula, data de hace unos 40 millones de años.

   "Nuestro descubrimiento de fósiles, con su estimación de una envergadura de 5 a 6 metros, muestra que las aves evolucionaron a un tamaño verdaderamente gigantesco relativamente rápido después de la extinción de los dinosaurios y gobernaron los océanos durante millones de años", dijo en un comunicado Peter Kloess, estudiante de posgrado de la Universidad de California, Berkeley.

   El último pelagornítido conocido es de hace 2,5 millones de años, una época de cambio climático cuando la Tierra se enfrió y comenzaron las edades de hielo.

   Kloess es el autor principal de un artículo que describe el fósil que aparece esta semana en la revista de acceso abierto Scientific Reports.

   Los pelagornítidos se conocen como aves con 'dientes óseos' debido a las proyecciones óseas, o puntales, en sus mandíbulas que se asemejan a dientes puntiagudos, aunque no son dientes verdaderos, como los de los humanos y otros mamíferos. Las protuberancias óseas estaban cubiertas por un material córneo, queratina, que es como nuestras uñas. Llamados pseudotodos, los puntales ayudaron a las aves a atrapar calamares y peces del mar mientras se elevaban durante quizás semanas a la vez sobre gran parte de los océanos de la Tierra.

   Los fósiles que describen los paleontólogos se encuentran entre los muchos recolectados a mediados de la década de 1980 en la isla Seymour, en el extremo norte de la Península Antártica, por equipos dirigidos por paleontólogos de UC Riverside. Estos hallazgos se trasladaron posteriormente al Museo de Paleontología de la UC en UC Berkeley.

   Kloess tropezó con los especímenes mientras hurgaba en las colecciones como un estudiante graduado recién llegado en 2015. Había obtenido su maestría en Cal State-Fullerton con una tesis sobre aves marinas costeras de la era del Mioceno, hace entre 17 y 5 millones de años, que se basó en especímenes que encontró en colecciones de museos, incluidos los de la UCMP.

   Al revisar las notas originales del ex estudiante de UC Riverside Judd Case, ahora profesor en la Universidad de Eastern Washington cerca de Spokane, Kloess se dio cuenta de que el hueso fósil del pie, el llamado tarsometatarso, provenía de una formación geológica más antigua de lo que se pensaba originalmente. Eso significaba que el fósil tenía unos 50 millones de años en lugar de 40 millones de años. Es el espécimen más grande conocido de todo el grupo extinto de pelagornítidos.

   El otro fósil redescubierto, la parte media de la mandíbula inferior, conserva partes de sus pseudotatos; habrían medido hasta 3 centímetros de altura cuando el pájaro estaba vivo. La sección conservada de la mandíbula de aproximadamente 12 centímetros de largo provino de un cráneo muy grande que habría tenido hasta 60 centímetros de largo.

   Utilizando medidas del tamaño y espaciado de esos dientes y comparaciones analíticas con otros fósiles de pelagornítidos, los autores pueden demostrar que este fragmento proviene de un ave individual tan grande, si no más grande, que los esqueletos más grandes conocidos del grupo de aves con dientes óseos.

Lo más leído

  1. 1

    Las naves Voyager detectan nueva física única del medio interestelar

  2. 2

    Bupa México adquiere Vitamédica, la proveedora de servicios médicos de BBVA México

  3. 3

    Coronavirus.- El Supremo de Venezuela declara constitucional el decreto de estado de alarma de Maduro por el coronavirus

  4. 4

    COMUNICADO: Nuevo estudio: Solo los test rápidos fiables de coronavirus tienen sentido

  5. 5

    México.- Bupa México adquiere Vitamédica, la proveedora de servicios médicos de BBVA México