Publicado 13/04/2021 13:44CET

Bacterias marinas producen un flujo desconocido de CO2 a la atmósfera

Los investigadores recolectaron muestras de rocas carbonatadas de la filtración de metano de Del Mar East utilizando una embarcación sumergible.
Los investigadores recolectaron muestras de rocas carbonatadas de la filtración de metano de Del Mar East utilizando una embarcación sumergible. - EPRICH, ET AL.,/ UNIVERSITY OF MINNESOTA

   MADRID, 13 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Las bacterias de las profundidades marinas disuelven las rocas que contienen carbono, liberando el exceso de carbono en el océano y la atmósfera.

   Este descubrimiento de un equipo dirigido por investigadores de la Universidad de Minnesota debe tenerse en cuenta para estimar mejor la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera de la Tierra, uno de los principales impulsores del calentamiento global, según los autores.

   El estudio se publica en The ISME Journal: Multidisciplinary Journal of Microbial Ecology.

   "Si se libera CO2 en el océano, también se libera en la atmósfera, porque están constantemente intercambiando gases entre ellos", explicó en un comunicado Dalton Leprich, primer autor del artículo y estudiante de doctorado del Departamento de Ciencias de la Tierra y el Medio Ambiente de la Universidad de Minnesota.

   "Si bien no tiene un impacto tan grande como lo que los humanos le están haciendo al medio ambiente, es un flujo de CO2 a la atmósfera que no conocíamos. Estos números deberían ayudarnos a ubicar ese presupuesto global de carbono".

   Los investigadores comenzaron a estudiar las bacterias oxidantes del azufre, un grupo de microbios que utilizan el azufre como fuente de energía, en las filtraciones de metano en el fondo del océano. Al igual que los arrecifes de coral de aguas profundas, estas "filtraciones" contienen colecciones de piedra caliza que atrapan grandes cantidades de carbono. Los microbios oxidantes del azufre viven encima de estas rocas.

   Después de notar patrones de corrosión y agujeros en la piedra caliza, los investigadores encontraron que en el proceso de oxidación del azufre, las bacterias crean una reacción ácida que disuelve las rocas. Esto luego libera el carbono que quedó atrapado dentro de la piedra caliza.

   "Puede pensar en esto como tener caries en los dientes", dijo Leprich. "Su diente es un mineral. Hay bacterias que viven en sus dientes, y su dentista normalmente le dirá que los azúcares son malos para sus dientes. Los microbios toman esos azúcares y los fermentan, y ese proceso de fermentación está creando ácido, y eso se disolverá en los dientes. Es un proceso similar al que está sucediendo con estas rocas ".

   Los investigadores planean probar este efecto en diferentes tipos de minerales. En el futuro, estos hallazgos también podrían ayudar a los científicos a utilizar características de disolución (agujeros, grietas u otra evidencia de que las rocas han sido disueltas por bacterias) para descubrir evidencia de vida en otros planetas, como Marte.

   "Estos hallazgos son solo uno de los muchos ejemplos del papel importante y poco estudiado que juegan los microbios en la mediación del ciclo de elementos en nuestro planeta", dijo Jake Bailey, profesor asociado del Departamento de Ciencias de la Tierra y el Medio Ambiente y autor correspondiente del estudio.

Contador