Publicado 01/10/2021 12:48CET

Un bombardeo masivo de asteroides asoló el sistema solar interior

Asteroide Vesta
Asteroide Vesta - NASA/DLR

   MADRID, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Vesta, el asteroide más grande del Sistema Solar, estuvo expuesto a una extensa serie de impactos de grandes cuerpos rocosos mucho antes de lo que se suponía, nada más formarse.

   Un nuevo estudio publicado en Nature Astronomy sugiere que todo el Sistema Solar interior, y por lo tanto los planetas rocosos, se vieron afectados por un "bombardeo" tan temprano. Como tal, esta observación también proporciona información importante sobre el desarrollo temprano de nuestra Tierra.

   Esta es la conclusión a la que llegó un equipo de investigación internacional con la participación de geocientíficos del Centro Aeroespacial Alemán , la Universidad de Heidelberg, la Universidad Libre de Berlín y el Museo de Historia Natural de Berlín.

   Como parte del estudio se llevaron a cabo numerosos cálculos para modelar la evolución térmica de Vesta. Esto hizo posible reducir mejor el período de tiempo en el que se produjeron los primeros impactos. "Para que el material de los cuerpos impactantes se mezcle con el manto rocoso de la joven Vesta de una manera razonablemente homogénea, el manto debe haber estado lo suficientemente caliente y circular por convección, impulsado por el calor interno", explica en un comunicado el coautor Wladimir Neumann, del Instituto DLR de Investigación Planetaria.

   "Nuestros modelos han demostrado que esto solo es cierto para los impactos en el corto período de tiempo de hace alrededor de 4.560 a 4.500 millones de años, casi inmediatamente después de la formación de los planetas en el Sistema Solar interior".

   Hasta ahora, se suponía que la fase principal de este bombardeo ocurrió varios cientos de millones de años después, aproximadamente en el momento en que se formaron algunos de los grandes cráteres de impacto en la Luna. Sin embargo, para la luna de la Tierra, y probablemente también para los planetas terrestres, este estudio indica que la masa principal de este bombardeo llegó a los planetas muy poco tiempo después de su formación, como ocurrió con Vesta.

   Este hallazgo también se basa en análisis de meteoritos en colecciones terrestres cuyo cuerpo padre es casi con certeza Vesta, los llamados meteoritos HED. El acrónimo HED se deriva de las primeras letras de un subgrupo de meteoritos pedregosos raros, las howarditas, eucritas y diogenitas. Este grupo muestra similitudes con las rocas magmáticas de la Tierra. Por su composición química, debieron provenir de un cuerpo planetario ya diferenciado en el que se acumulaban elementos metálicos pesados en un núcleo que estaba rodeado por un manto rocoso más ligero y una corteza aún más ligera, y en el que los procesos magmáticos provocaban cambios.

   Las simulaciones numéricas y las investigaciones que utilizan datos sobre Vesta recopilados por la nave espacial Dawn de la NASA en 2011 y 2012 revelan una nueva imagen de la cronología de la historia de las colisiones en el Sistema Solar temprano. Los planetas similares a la Tierra en el Sistema Solar temprano crecieron inicialmente a través de la aglomeración de pequeños granos de polvo adheridos. Luego, en su etapa final, por impactos de cuerpos rocosos cada vez más grandes.

   Esto también es cierto para el asteroide Vesta. Durante el proceso de crecimiento, Vesta se calentó cada vez más durante la fase inicial de su desarrollo, lo que resultó en la formación de un océano cercano a la superficie de roca de silicato fundido y un núcleo metálico líquido debajo.

   Con el tiempo, otros cuerpos golpearon la corteza de Vesta, lo que provocó que el material fuera lanzado al espacio y transportado al interior del Sistema Solar. Por lo tanto, los restos de roca de Vesta llegaban ocasionalmente a la Tierra en forma de meteoritos. Los análisis químicos de estos meteoritos han demostrado que incluso después de que se formó el núcleo de Vesta, más impactos cósmicos cambiaron la composición de la corteza y el manto del asteroide.

   "Sin embargo, este suministro de material fue mucho mayor durante la fase inicial que después", explica Harry Becker de la Universidad Libre de Berlín (FU Berlín), uno de los autores del estudio. Vesta fue golpeado por al menos dos cuerpos muy grandes del cinturón principal de asteroides, como lo demuestran dos cuencas de impacto de varios cientos de kilómetros de tamaño en el polo sur, que fueron descubiertas usando una cámara desarrollada por DLR y la Sociedad Max Planck a bordo de la nave Dawn.

Contador