Publicado 21/07/2021 16:45CET

Los bosques tropicales pierden capacidad para absorber carbono

La selva amazónica a menudo se llama "los pulmones del mundo".
La selva amazónica a menudo se llama "los pulmones del mundo". - USDA FOREST SERVICE/ DIEGO PEREZ

   MADRID, 21 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Un nuevo estudio con satélites de la NASA ha determinado que la capacidad de los bosques tropicales para absorber dióxido de carbono de la atmósfera está disminuyendo.

   La investigación liderada por el JPL (Jet Propulsion Laboratory) identificó si áreas con vegetación como bosques y sabanas en todo el mundo eran fuentes o sumideros de carbono cada año desde 2000 hasta 2019. La investigación encontró que en el transcurso de esas dos décadas, la vida las plantas leñosas fueron responsables de más del 80% de las fuentes y sumideros en la tierra, y el resto fue el suelo, la hojarasca y la materia orgánica en descomposición. Pero también vieron que la vegetación retenía una fracción mucho más pequeña del carbono de lo que los científicos pensaban originalmente.

   Además, los investigadores encontraron que la cantidad total de carbono emitido y absorbido en los trópicos era cuatro veces mayor que en las regiones templadas y las áreas boreales (los bosques más septentrionales) combinadas, pero que la capacidad de los bosques tropicales para absorber cantidades masivas de carbono ha disminuido en los últimos años. La disminución de esta capacidad se debe a la deforestación a gran escala, la degradación del hábitat y los efectos del cambio climático, como sequías e incendios más frecuentes.

   De hecho, el estudio, publicado en Science Advances, mostró que el 90% del carbono que los bosques de todo el mundo absorben de la atmósfera se compensa con la cantidad de carbono liberado por perturbaciones como la deforestación y las sequías.

   Los científicos crearon mapas de fuentes y sumideros de carbono a partir de cambios en el uso de la tierra, como la deforestación, la degradación del hábitat y la plantación de bosques, así como el crecimiento de los bosques. Lo hicieron analizando datos sobre la vegetación global recopilados desde el espacio utilizando instrumentos como el GLAS (Geoscience Laser Altimeter System) de la NASA a bordo del ICESat y el Espectrorradiómetro de imágenes de resolución moderada (MODIS) de la agencia a bordo de los satélites Terra y Aqua, respectivamente.

   El análisis utilizó un algoritmo de aprendizaje automático que los investigadores entrenaron primero utilizando datos de vegetación recopilados en el suelo y en el aire utilizando instrumentos de escaneo láser.

   "Mucha de la investigación que se ha realizado antes no ha sido espacialmente explícita; no hemos tenido un mapa de dónde estaban ocurriendo los flujos de carbono", dijo en un comunicado Nancy Harris, directora de investigación del programa forestal del Instituto de Recursos Mundiales en Washington y una de los autores del estudio.

   Otras formas de estimar cuánto carbono se intercambia entre áreas con vegetación y la atmósfera incluyen observar cuántas plantas o bosques hay en una región en particular y estudiar los cambios en el uso de la tierra, combinando esa información con estimaciones de emisiones de carbono. Pero esos métodos tienen limitaciones espaciales o temporales que los autores del estudio intentaron abordar con su método de aprendizaje automático.

   Saber dónde las plantas absorben carbono y dónde lo emiten es importante para monitorear cómo los bosques y otras regiones con vegetación responden a un clima cambiante. "El Amazonas fue considerado un sumidero de carbono sustancial debido a grandes extensiones de bosque prístino que absorben dióxido de carbono", dijo Sassan Saatchi, científico principal de JPL e investigador principal del estudio.

   "Sin embargo, nuestros resultados muestran que, en general, la cuenca del Amazonas se está volviendo casi neutra en términos de balance de carbono porque la deforestación, la degradación y los impactos del calentamiento, sequías frecuentes e incendios en las últimas dos décadas liberan dióxido de carbono a la atmósfera".

   Saatchi y sus colegas desarrollaron su análisis para que sea más fácil rastrear los cambios en áreas con vegetación en función de los datos recopilados en el suelo y de forma remota. "Nuestro enfoque está diseñado para asegurarnos de que podamos equilibrar sistemáticamente el presupuesto global de carbono cada año, y que los países puedan utilizar los resultados y la metodología para la gestión del carbono y sus propias necesidades de informes", dijo.

Contador