Publicado 06/09/2021 13:57CET

El calentamiento global amenaza el oasis ártico más importante

En la foto, un adulto enseña a un niño a remar cerca de Siorapaluk en el noroeste de Groenlandia.
En la foto, un adulto enseña a un niño a remar cerca de Siorapaluk en el noroeste de Groenlandia. - CARSTEN EGEVANG

   MADRID, 6 Sep. (EUROPA PRESS) -

   El oasis ártico más importante es susceptible al cambio climático: investigadores dicen que el calentamiento global está amenazando el ecosistema de la región y predicen que el oasis dejará de existir.

   La Unidad de Investigación del Cambio Ambiental (ECRU) de la Universidad de Helsinki participó en un estudio internacional que investiga la historia milenaria del oasis más importante del Ártico y los posibles efectos del cambio climático en su futuro.

   North Water Polynya es un área de aguas abiertas durante todo el año ubicada entre el noroeste de Groenlandia y la isla de Ellesmere, Canadá, en el norte de la bahía de Baffin, que por lo demás está cubierta por hielo marino aproximadamente ocho meses al año. El área se conoce como un oasis ártico, y una de las principales rutas de migración de la población original de Groenlandia se encuentra justo al norte del área.

   En el estudio, se analizaron microfósiles y biomarcadores químicos conservados en sedimentos marinos y lacustres como claves para el pasado, exponiendo la variación histórica en North Water Polynya en los últimos 6.000 años.

   La alta tasa de producción primaria de la polinia, de la cual, en ambientes marinos, las diatomeas y otras microalgas son responsables, mantiene un ecosistema diverso y único que sirve como refugio seguro para una variedad de especies en las condiciones del Ártico, que de otra manera serían duras. Las especies clave del Ártico, como el oso polar, la morsa y el narval, también prosperan allí. Para las poblaciones indígenas que dependen de la caza y la pesca, esta área, la polinia más grande del hemisferio norte, ha sido un salvavidas.

   Según el estudio, la polinia se mantuvo estable y su producción primaria fue alta hace aproximadamente 4.400-4.200 años, en el momento en que la gente llegó a Groenlandia desde Canadá por el estrecho helado de Nares.

   Sin embargo, la estabilidad de la polinia ha variado durante los últimos milenios: durante los períodos climáticos más cálidos de hace 2.200-1.200 años, el área era inestable y su productividad se redujo drásticamente. Cuando las tasas de producción primaria son bajas, se observan reducciones significativas en las poblaciones de organismos en los niveles superiores de la red trófica, como el zooplancton, los peces y los mamíferos marinos.

   "Según los hallazgos arqueológicos, no hubo habitantes en el área durante este período. Es un misterio que potencialmente puede explicarse, a la luz de los hallazgos de la investigación, por condiciones que eran desfavorables para las personas que dependían de la caza y la pesca", dice en un comunicado la investigadora Kaarina Weckström de la Unidad de Investigación del Cambio Ambiental de la Universidad de Helsinki.

   Los investigadores señalan que la temperatura del aire nunca ha alcanzado el nivel actual en el noroeste de Groenlandia en el período de 6.000 años de historia de la polinia estudiada. El calentamiento global y la reducción del hielo marino provocados por la actividad humana han provocado la inestabilidad de la polinia. El área se mantiene gracias a las corrientes y vientos oceánicos favorables, y en particular a un puente de hielo ubicado al norte de la polinia, que evita que el hielo a la deriva en el Océano Ártico se desplace más al sur. Es la formación anual de este bloque natural lo que ahora amenaza el calentamiento del clima.

   "Es probable que esta zona, el oasis más importante del Ártico, desaparezca si las temperaturas continúan aumentando como se prevé. Sería importante al menos frenar el cambio climático, para que los pueblos indígenas del Ártico tengan algún tipo de oportunidad de adaptarse. Por otra parte, como sugiere la historia de la polinia, si podemos reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y mitigar el aumento de la temperatura del aire, tanto el hielo marino del Ártico como la polinia se pueden restaurar", resume Weckström.

Contador