Publicado 14/12/2020 14:07CET

El calentamiento intensificará los furiosos vientos australes del oeste

La costa de la isla subantártica de Marion. El rocío del mar cae sobre la tierra y hacia los lagos cercanos.
La costa de la isla subantártica de Marion. El rocío del mar cae sobre la tierra y hacia los lagos cercanos. - DOMINIC HODGSON. - Archivo

   MADRID, 14 Dic. (EUROPA PRESS) -

   A medida que el clima global se calienta, es probable que los vientos del oeste en el océano austral se intensifiquen y migren hacia los polos.

   Es la conclusión del registro pasado de más alta resolución de estops vientos, publicado por científicos polares en la revista Communications Earth and Environment, y cuyos datos mejorarán la precisión de modelos predictivos.

   Los vientos del oeste (conocidos por latitud como los rugientes cuarenta, furiosos cincuenta y estridentes sesenta en referencia a su latitud) son particularmente fuertes debido a la ausencia de masas de tierra continentales en el Océano Austral para frenarlos.

   Desempeñan un papel importante en la regulación de la cantidad de dióxido de carbono (gas de efecto invernadero) que se intercambia entre la atmósfera y el océano y se han relacionado con sequías e incendios forestales, así como con cambios en la extensión del hielo marino, la circulación oceánica y la estabilidad de la plataforma de hielo.

   Los investigadores han recreado un registro de 700 años de los vientos utilizando núcleos de sedimentos fechados por radiocarbono recolectados de un lago costero en la isla subantártica de Marion. La isla, ubicada al sureste de Sudáfrica, tiene una posición única en el cinturón central de los vientos. El equipo midió los cambios en la tasa de acumulación de sales marinas arrastradas por el viento mediante el estudio de diatomeas (pequeñas algas, específicamente microalgas) incrustadas en el sedimento, junto con el polvo arrastrado por el viento, para rastrear la fuerza del viento pasado.

   Los resultados muestran que durante los períodos fríos, como la Pequeña Edad de Hielo (c. 1400-1870 EC), los vientos se debilitaron y se desplazaron hacia el ecuador, y durante los períodos cálidos (antes de 1450 y después de 1920) se intensificaron y migraron hacia los polos.

   La autora principal, la doctora Bianca Perren, paleoclimatóloga del British Antarctic Survey, dice en un comunicado: "A partir de este registro único de alta resolución podemos ver cuánto han cambiado los vientos del oeste durante los últimos 700 años. Al observar el pasado, podemos comprender mejor lo que está sucediendo ahora y lo que podría suceder en el futuro. Está claro que desde la década de 1920 los vientos han estado migrando hacia el sur y, con las predicciones del calentamiento climático, es probable que esto continúe".