Publicado 08/10/2021 11:27CET

Un cambio de clima diezmó los mamíferos hace 30 millones de años

Los fósiles de los grupos clave utilizados para revelar la extinción del Eoceno-Oligoceno en África con primates a la izquierda, el carnívoro hyaenodont, arriba a la derecha, roedor, abajo a la derecha. Estos fósiles son de la depresión de Fayum en Egipto
Los fósiles de los grupos clave utilizados para revelar la extinción del Eoceno-Oligoceno en África con primates a la izquierda, el carnívoro hyaenodont, arriba a la derecha, roedor, abajo a la derecha. Estos fósiles son de la depresión de Fayum en Egipto - MATT BORTHS

   MADRID, 8 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Un evento de extinción previamente indocumentado siguió a la transición entre los períodos geológicos llamados Eoceno y Oligoceno, hace 30 millones de años, cuando el clima pasó de humedo a helado.

   Compilando décadas de trabajo, un nuevo estudio publicado esta semana en la revista Communications Biology informa que este proceso supuso la desaparición del 63 por ciento de las especies de mamíferos en África y la Península Arábiga.

   Aquel período de tiempo estuvo marcado por un cambio climático dramático. En una imagen inversa de lo que está sucediendo hoy, la Tierra se enfrió, las capas de hielo se expandieron, el nivel del mar descendió, los bosques comenzaron a convertirse en praderas y el dióxido de carbono se volvió escaso. Casi dos tercios de las especies conocidas en Europa y Asia en ese momento se extinguieron.

   Se pensaba que los mamíferos africanos posiblemente habían escapado ilesos. El clima templado de África y la proximidad al Ecuador podrían haber sido un amortiguador de lo peor de la tendencia de enfriamiento de ese período.

   Ahora, gracias en gran parte a una gran colección de fósiles alojados en la División de Primates Fósiles del Centro Duke Lemur (DLCDFP), los investigadores han demostrado que a pesar de su entorno relativamente templado, los mamíferos africanos se vieron tan afectados como los de Europa y Asia. La recolección de pruebas fue obra de la difunta Elwyn Simons, de la Universidad de Duke, quien recorrió los desiertos egipcios en busca de fósiles durante décadas.

   El equipo, compuesto por investigadores de Estados Unidos, Inglaterra y Egipto, examinó los fósiles de cinco grupos de mamíferos: un grupo de carnívoros extintos llamados hyaenodontes; dos grupos de roedores, las anomalías (ardillas de cola escamosa) y los hystricognaths (un grupo que incluye puercoespines y ratas topo desnudas); y dos grupos de primates, los estrepsirrinos (lémures y loris), y nuestros propios antepasados, los antropoides (simios y monos).

    Al recopilar datos sobre cientos de fósiles de múltiples sitios en África, el equipo pudo construir árboles evolutivos para estos grupos, identificando cuándo se ramificaron los nuevos linajes y marcando el tiempo de la primera y última aparición conocida de cada especie.

   Sus resultados muestran que los cinco grupos de mamíferos sufrieron enormes pérdidas alrededor del límite Eoceno-Oligoceno.

   "Fue un verdadero botón de reinicio", dijo Dorien de Vries, investigador postdoctoral en la Universidad de Salford y autor principal del artículo.

   Después de unos pocos millones de años, estos grupos comienzan a aparecer nuevamente en el registro fósil, pero con una nueva apariencia. Las especies fósiles que reaparecen más tarde en el Oligoceno, después del gran evento de extinción, no son las mismas que se encontraron antes.

   "Está muy claro que hubo un gran evento de extinción y luego un período de recuperación", dijo en un comunicado Steven Heritage, investigador y preparador digital del DLCDFP de la Universidad de Duke y coautor del artículo.

   La evidencia está en los dientes de estos animales. Los dientes molares pueden decir mucho sobre lo que come un mamífero, lo que a su vez dice mucho sobre su entorno.

   Los roedores y primates que reaparecieron después de unos pocos millones de años tenían dientes diferentes. Se trataba de especies nuevas, que comían cosas diferentes y tenían hábitats diferentes.

   "Vemos una gran pérdida en la diversidad de los dientes y luego un período de recuperación con nuevas formas dentales y nuevas adaptaciones", dijo de Vries.

   "La extinción es interesante en ese sentido", dijo Matt Borths, curador del DLCDFP de la Universidad de Duke y coautor del artículo. "Mata cosas, pero también abre nuevas oportunidades ecológicas para los linajes que sobreviven en este nuevo mundo".

Contador