Publicado 01/03/2021 12:37CET

Un caro ceremonial casi intacto emerge entre las ruinas de Pompeya

Carro ceremonial romano excavado en Pompeya
Carro ceremonial romano excavado en Pompeya - PARQUE ARQUEOLÓGICO DE POMPEYA

   MADRID, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Un gran carro ceremonial de cuatro ruedas ha surgido casi intacto en la excavación de la villa suburbana de Civita Giuliana, más allá de las murallas al norte de la antigua ciudad de Pompeya.

   El artefacto ha sido descubierto junto con sus componentes de hierro, hermosas decoraciones de bronce y estaño, restos de madera mineralizada y huellas de materiales orgánicos (desde las cuerdas hasta los restos de decoración floral). El carro estaba en el pórtico frente al establo donde, en 2018, ya se habían encontrado los restos de 3 équidos, incluido un caballo aún en su arnés. Pompeya quedó sepultada por ceniza tras la erupción del Vesubio en el año 79 de nuestra era.

   Según un comunicado del Parque Arqueológico de Pompeya, este es un descubrimiento excepcional, no solo porque agrega un elemento adicional a la historia de esta vivienda y la historia de los últimos momentos en la vida de quienes vivieron en ella, así como de manera más general a nuestra comprensión del mundo antiguo, pero sobre todo porque representa un hallazgo único, que hasta ahora no tiene paralelo en Italia, en un excelente estado de conservación.

   Desde el principio, la excavación de la sala donde se encontró el carro reveló su carácter excepcional: el espacio en cuestión es en realidad un pórtico de doble nivel que se abre a un patio descubierto, y que presenta el techo de madera carbonizada con su red de vigas, conservadas en su totalidad.

   El 7 de enero, un artefacto de hierro, cuya forma sugería la presencia de un importante artefacto enterrado, emergió de la cubierta de material volcánico que había inundado el pórtico, justo debajo del techo de madera retirado.

   La excavación, que avanzó lentamente durante las siguientes semanas debido a la fragilidad de los elementos que iban emergiendo progresivamente, desenterró un carro ceremonial, que milagrosamente se había salvado tanto del derrumbe de las paredes y del techo de la sala como de las actividades ilegales, con túneles que la atraviesan por dos lados, pero sin comprometer la estructura.

   Desde el momento de su identificación, la excavación del carro ha resultado ser particularmente compleja debido a la fragilidad de los materiales involucrados y las difíciles condiciones de trabajo; en consecuencia, fue necesario proceder mediante una micro-excavación realizada por los restauradores del Parque, quienes están especializados en el tratamiento de madera y metales.

   Al mismo tiempo, cada vez que se descubría un vacío, se vertía yeso como parte de un intento de preservar la huella del material orgánico que ya no estaba presente. En consecuencia, ha sido posible conservar el eje y la plataforma del carro, así como las huellas de las cuerdas, revelando así el carro en toda su complejidad.

   Concluida la microexcavación in situ, los distintos elementos del carro han sido transportados al laboratorio del Parque Arqueológico de Pompeya, donde los restauradores están trabajando para completar la remoción de material volcánico que aún envuelve ciertos elementos metálicos, y para comenzar la prolongada restauración y reconstrucción del carro.

   "Es un descubrimiento extraordinario para el avance de nuestro conocimiento del mundo antiguo", declaró Massimo Osanna, director saliente del Parque Arqueológico, "En Pompeya se han encontrado en el pasado vehículos utilizados para el transporte, como el de la Casa de Menander, o los dos carros descubiertos en Villa Arianna (uno de los cuales se puede admirar en el nuevo Stabian Antiquarium), pero nada como el carro Civita Giuliana.

   Lo que tenemos es un carro ceremonial, probablemente el Pilentum al que se refieren algunas fuentes, que no se empleaba para el uso cotidiano ni para el transporte agrícola, sino para acompañar fiestas comunitarias, desfiles y procesiones. Este tipo de carro, que nunca antes había emergido de suelo italiano, se compara con los hallazgos descubiertos hace unos quince años dentro de un túmulo en Tracia (en el norte de Grecia, cerca de la frontera con Bulgaria). Uno de los carros tracios es particularmente similar al nuestro, aunque carece de las extraordinarias decoraciones figurativas que acompañan al hallazgo pompeyano.

   Las escenas de los medallones que adornan la parte trasera del carro se refieren a Eros (sátiros y ninfas), mientras que los numerosos tachuelas presentan erotes. Teniendo en cuenta que las fuentes antiguas aluden al uso del Piletum por sacerdotisas y damas, no se puede excluir la posibilidad de que este pudiera haber sido un carro usado para rituales relacionados con el matrimonio, para llevar a la novia a su nueva casa.