Publicado 26/04/2021 17:04CET

Los celtas destruían ritualmente las armas de adversarios derrotados

Muestras del depósito de armas.
Muestras del depósito de armas. - LWL-ARCHÄOLOGIE FÜR WESTFALEN/HERMANN MENNE

   MADRID, 26 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Un arsenal único de la Edad del Hierro, que arroja luz sobre las acciones de culto de los guerreros después de vencer en un conflicto militar, ha sido descubierto en Alemania.

   La montaña sagrada del Sauerland, cerca de la localidad de Wilzenberg, conocida hoy como destino de excursiones y peregrinaciones, ya era visitada por la gente de la Edad del Hierro, alrededor del 300 a. C.. En la cima de la montaña hay varios muros aún visibles, que los expertos reconocieron como las ruinas de un castro (fortificación hecha de madera, piedras y tierra).

   Entre 2018 y 2020, el investigador de historia local Matthias Dickhaus llevó a cabo inspecciones con un detector de metales, y recuperó alrededor de cien vestigios de la época de los celtas.

   "Según la investigación actual, es concebible que haya tenido lugar un lucha en el área alrededor de Wilzenberg y que los ganadores completaron su triunfo llevando las armas, cinturones y arneses capturados a la fortificación", explica en un comunicado el arqueólogo de la Asociación Regional de Westfalia-Lippe (LWL) Manuel Zeiler.

   Los vencedores aparentemente dañaron intencionalmente muchas de las piezas antes de que se exhibieran allí y se dejaran a su suerte. Estas suposiciones se basan en los resultados de la investigación francesa, que muestra que tales actos de culto en la Europa de la Edad del Hierro tuvieron lugar principalmente en la cultura celta y en su periferia. Las armas de los oponentes vencidos se destruían ritualmente; estas acciones generalmente iban precedidas de una batalla.

   Ya en 1950, dos lanzas y puntas de lanza envueltas en dos espadas fueron desenterradas accidentalmente en Wilzenberg. No solo las espadas estaban dobladas, las puntas se habían deformado deliberadamente.

   Las alrededor de 40 puntas de lanzas y lanzas, fragmentos de protectores y partes de arneses, así como herramientas, ahora completan el cuadro. Especialmente en los últimos siglos antes de Cristo. En el área entre Francia en el oeste y Eslovaquia en el este, tales depósitos de armas se establecieron una y otra vez. Ahora, el hallazgo del tesoro de Wilzenberg en Sauerland posiblemente pueda cerrar las brechas de investigación.

Contador