Un ciervo extinto hace 80 años revive sin ayuda científica

Publicado 09/09/2019 12:24:27CET
Un ciervo extinto hace 80 años revive sin ayuda científica
Un ciervo extinto hace 80 años revive sin ayuda científica - GARY GALBREATH/NORTHWESTERN UNIVERSITY

   MADRID, 9 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Una rara especie de ciervo que vivía en el centro de Tailandia podría haber regresado de entre los muertos, sin la ayuda de la ingeniería genética.

   El venado de Schomburgk (Rucervus schomburgki) se agregó a la lista de extinción en 1938. Pero la nueva evidencia, obtenida de las astas obtenidas a fines de 1990 o principios de 1991, muestra que sobrevivió durante al menos medio siglo adicional y todavía podría estar presente en la actualidad.

   La investigación fue publicada en el Journal of the Bombay Natural History Society. Gary Galbreath, profesor de ciencias biológicas en el Colegio de Artes y Ciencias Weinberg de la Universidad Northwestern, participó en el trabajo.

   Después de que la población salvaje se extinguiera por la caza excesiva en 1932, el último ciervo de Schomburgk conocido murió en cautiverio seis años después. O eso pensamos. Un camionero en Laos encontró un conjunto de astas, aparentemente recientes, a principios de la década de 1990. Luego entregó las astas a una tienda en la provincia de Phongsali, en el norte de Laos.

   En febrero de 1991, el agrónomo de las Naciones Unidas Laurent Chazée fotografió las cornamentas. Galbreath y su colaborador G.B. Schroering analizó recientemente la condición física de las cornamentas en esas fotos. Basado en la estructura ampliamente extendida, en forma de cesta e hiperramificada de las cornamentas, el equipo determinó que las cornamentas pertenecían a un ciervo de Schomburgk. (Las cornamentas de otros ciervos asiáticos no tienen la misma forma de canasta de firma).

   Galbreath también confirmó que las astas eran recientes cuando fueron fotografiadas en 1991. Las astas, manchadas con sangre seca de color rojo oscuro a marrón rojizo, habían sido extirpadas de la cabeza del venado. El color de la sangre y el estado de la médula ósea expuesta ofrecieron pistas sobre la edad de las astas.

   "La antigüedad relativa de los especímenes de asta puede ser evaluada por los materiales, como la médula seca, que todavía se adhiere a ellos", dijo Galbreath, un experto en vida salvaje asiática. "Incluso la sangre todavía era rojiza; se volvería negra con el paso de los años. En los trópicos, las astas no seguirían luciendo de esta manera ni siquiera en cuestión de meses".

   Antes de ser incluidos como "extintos", los ciervos estaban bien documentados en Tailandia. Galbreath cree que una pequeña población probablemente también vivía en un área remota en el centro de Laos, donde todavía podrían estar viviendo hoy, informa Science Daily.