Publicado 20/01/2021 12:26CET

El cohete SLS no se habría apagado con los parámetros de vuelo

Imagen de la prueba con encendido completo de motores de la etapa central del cohete SLS
Imagen de la prueba con encendido completo de motores de la etapa central del cohete SLS - NASA

   MADRID, 20 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Los motores del cohete SLS para volver a la Luna, que se apagaron antes de tiempo durante la prueba en tierra del 16 de enero, habrían seguido funcionando con los parámetros que se aplicarían en vuelo.

   Después de analizar los datos iniciales, el equipo investigador de la NASA y los fabricantes determinó que el apagado después de encender los motores durante 67,2 segundos fue provocado "por parámetros de prueba que fueron intencionalmente conservadores para garantizar la seguridad de la etapa central durante la prueba".

   Se han revisado datos extensos y completado inspecciones preliminares que muestran que el hardware del cohete "está en excelentes condiciones" después de la prueba en tierra con los cuatro motores de la etapa central del cohete.

   "Estos parámetros preprogramados están diseñados específicamente para pruebas en tierra con el hardware de vuelo que volará la misión Artemis I de la NASA para garantizar que el sistema de control del vector de empuje de la etapa central mueva los motores de manera segura. Hay un sistema de control vectorial de empuje (TVC) que estabiliza o pivota cada motor, y hay dos actuadores que generan las fuerzas para estabilizar cada motor. Los actuadores del sistema TVC están alimentados por unidades de potencia auxiliar de etapa central (CAPU). Según lo planeado, los sistemas de control del vector de empuje activaron los motores para simular cómo se mueven para dirigir el empuje durante el ascenso del cohete", expone el equipo investigador en un comunicado.

   Según el equipo, el sistema hidráulico asociado con la unidad de potencia de la etapa central para el motor 2, también conocido como motor E2056, excedió los límites de prueba preestablecidos que se habían establecido.

   "Como estaban programados para hacer, las computadoras de vuelo finalizaron automáticamente la prueba. La lógica específica que detuvo la prueba es exclusiva de la prueba en tierra cuando la etapa central se monta en el banco de pruebas B-2 en Stennis. Si este escenario ocurriera durante un vuelo, el cohete habría continuado volando usando las CAPU restantes para alimentar los sistemas de control del vector de empuje para los motores", señala el comunicado.

   Durante la prueba, se demostró con éxito la funcionalidad de apagar una CAPU y transferir la energía a las CAPU restantes. Este evento de prueba "fue un caso intencionalmente estresante para el sistema que estaba destinado a ejercitar las capacidades del sistema". Los datos se están evaluando como parte del proceso de finalización de los límites de prueba preestablecidos antes del próximo uso de la etapa central.

   El análisis de datos continúa para ayudar al equipo a determinar si se requiere una segunda prueba de motores al completo que emule la del lanzamiento. El equipo puede hacer pequeños ajustes a los parámetros de control del vector de empuje y evitar un apagado automático si deciden realizar otra prueba con la etapa central montada en el soporte B-2, explica la NASA.