Publicado 19/02/2021 12:44CET

Combustible para la vida primaria en rocas de 3.500 millones de años

Barita de 3.500 millones de años (abajo) con una estera microbiana fosilizada (arriba). La barita es parte de la formación Dresser en el noroeste de Australia
Barita de 3.500 millones de años (abajo) con una estera microbiana fosilizada (arriba). La barita es parte de la formación Dresser en el noroeste de Australia - HELGE MISBACH

   MADRID, 19 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Por primera vez se han detectado moléculas orgánicas biológicamente relevantes en rocas de 3.500 millones de años, que probablemente sirvieron como nutrientes para la vida temprana.

   Una hipótesis ampliamente aceptada dice que las primeras formas de vida usaban pequeñas moléculas orgánicas como materiales de construcción y fuentes de energía. Sin embargo, la existencia de tales componentes en los hábitats tempranos de la Tierra aún no estaba probada.

   El nuevo estudio, publicado en la revista 'Nature Communications', ahora muestra que las soluciones de los respiraderos hidrotermales arcaicos contenían componentes esenciales que formaron la base de la vida más temprana en nuestro planeta.

   Específicamente, los científicos examinaron baritas --un mineral de la clase de los sulfatos-- de aproximadamente 3.500 millones de años de la Formación Dresser en Australia Occidental. Por tanto, la barita data de una época en que se desarrolló la vida temprana en la Tierra.

   "En el campo, las baritas están directamente asociadas con esteras microbianas fosilizadas y huelen a huevos podridos cuando están recién raspadas. Por lo tanto, sospechamos que contenían material orgánico que podría haber servido como nutrientes para la vida microbiana temprana", dijo en un comunicado Helge Missbach del Instituto de Geología y Mineralogía de la Universidad de Colonia y autor principal del estudio.

   En las inclusiones fluidas, el equipo identificó compuestos orgánicos como el ácido acético y el metanotiol, además de gases como el dióxido de carbono y el sulfuro de hidrógeno. Estos compuestos pueden haber sido sustratos importantes para los procesos metabólicos de la vida microbiana temprana. Además, se discuten como supuestos agentes clave en el origen de la vida en la Tierra.

   "La conexión inmediata entre las moléculas primordiales que emergen del subsuelo y los organismos microbianos, hace 3.500 millones de años, nos sorprendió de alguna manera. Este hallazgo contribuye de manera decisiva a nuestra comprensión de la historia evolutiva más temprana, aún poco clara, de la vida en la Tierra", concluyó Missbach.