Publicado 06/05/2020 12:34:13 +02:00CET

Compensación evolutiva en la reproducción de artrópodos del Cámbrico

Compensación evolutiva en la reproducción de artrópodos del Cámbrico
Compensación evolutiva en la reproducción de artrópodos del Cámbrico - Wang Xiaodong & Ou Qiang

MADRID, 6 May. (EUROPA PRESS) -

Un análisis de fósiles de 500 millones de años de dos especies de crustáceos estrechamente relacionados proporciona algunas de las primeras evidencias conocidas de la evolución de estilos alternativos de crianza, y de la intervención en los mismos del principio de la compensación.

Investigaciones anteriores han demostrado que la historia evolutiva de la mayoría de los organismos vivos está llena de compensaciones. El desarrollo de plumas de colores es un ejemplo: hacerlo ayuda a atraer a una pareja, pero los depredadores tienden a ver más fácilmente las aves coloridas. Otro ejemplo es el número de descendientes que una especie puede producir. Tener muchos hace que sea más probable que algunos de ellos sobrevivan, pero las crías grandes conducen a una menor protección de los padres.

En un nuevo estudio, publicado en Science Advances, los investigadores compararon las compensaciones que enfrentan Chaundianella ovata y Waptia fieldensis, dos artrópodos cámbricos estrechamente relacionados. Los investigadores estudiaron especímenes fosilizados encontrados en partes de China y Canadá. Los restos fosilizados de Chaundianella ovata mostraron que producían grandes cantidades de huevos (100 en promedio). Waptia fieldensis, por otro lado, tendía a producir menos cantidades de huevos (25 en promedio), pero los que se producían eran más grandes, con yemas mucho más grandes. Ambas especies vivieron hace aproximadamente 500 millones de años.

Los huevos más pequeños producidos por Chaundianella ovata tenían aproximadamente 0,5 mm y se mantenían en el cuerpo de la hembra debajo de las aletas laterales del caparazón, lo que ayudaba a protegerlos contra los depredadores y las enfermedades. Como tenían yemas pequeñas, ofrecían menos comida a los embriones en desarrollo, lo que hacía que las crías fueran menos propensas a sobrevivir. En agudo contraste, los huevos más grandes producidos por Waptia fieldensis tenían aproximadamente 2 mm y tenían yemas mucho más grandes, proporcionando a la descendencia una comida más grande y ayudando a sus posibilidades de supervivencia.

Estas diferencias reproductivas entre dos especies muy relacionadas sugieren que se involucraron en una compensación evolutiva entre la cantidad y la calidad de la descendencia. Grandes puestas ayudaron a asegurar que al menos algunos descendientes sobrevivieran debido a su gran número. Pero puestas más pequeños permitieron a los padres proteger mejor a la descendencia. Los investigadores sugieren que las compensaciones reproductivas de los parientes camaroneros del Cámbrico podrían haber facilitado el éxito evolutivo de los primeros artrópodos.

Contador