Publicado 08/09/2021 10:47CET

Conoce a Titanokorys gainesi, el nuevo gigante del Cámbrico

Recreación de Titanokorys gainesi
Recreación de Titanokorys gainesi - ROYAL ONTARIO MUSEUM

   MADRID, 8 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Paleontólogos canadienses han descubierto los restos de una enorme nueva especie fósil perteneciente a un grupo de animales extintos en rocas del Cámbrico de 500 millones de años de antigüedad.

   Llamada Titanokorys gainesi, esta nueva especie es notable por su tamaño. Con una longitud total estimada de medio metro, Titanokorys era un gigante en comparación con la mayoría de los animales que vivían en los mares en ese momento, la mayoría de los cuales apenas alcanzaban el tamaño de un dedo meñique.

"El tamaño de este animal es absolutamente alucinante, este es uno de los animales más grandes del período Cámbrico jamás encontrado", dice Jean-Bernard Caron, curador de paleontología de invertebrados Richard M. Ivey del Royal Ontario Museum (ROM), que participó en las excavaciones realizadas en el Parque Nacional Kootenay en las Montañas Rocosas canadienses.

   Hablando evolutivamente, Titanokorys pertenece a un grupo de artrópodos primitivos llamados radiodontes. El representante más icónico de este grupo es el depredador aerodinámico Anomalocaris, que puede haberse acercado a un metro de longitud. Como todos los radiodontes, los Titanokorys tenían ojos multifacéticos, una boca en forma de rodaja de piña, con dientes forrados, un par de garras espinosas debajo de su cabeza para capturar presas y un cuerpo con una serie de aletas para nadar. Dentro de este grupo, algunas especies también poseían caparazones de cabeza grandes y conspicuos, siendo Titanokorys uno de los más grandes jamás conocidos.

POCO MÁS QUE CABEZAS NADADORAS

   "Titanokorys es parte de un subgrupo de radiodontes, llamados hurdiids, caracterizados por una cabeza increíblemente larga cubierta por un caparazón de tres partes que tomó innumerables formas. La cabeza es tan larga en relación con el cuerpo que estos animales son en realidad poco más que cabezas nadadoras", agregó Joe Moysiuk, coautor del estudio y estudiante de doctorado de Ecología y Biología Evolutiva en la Universidad de Toronto.

   Aún no se comprende bien por qué algunos radiodontes desarrollaron una variedad tan desconcertante de formas y tamaños de caparazón de cabeza y probablemente fue impulsado por una variedad de factores, pero la forma ancha y aplanada del caparazón en Titanokorys sugiere que esta especie se adaptó a la vida cerca del fondo marino.

   "Estos enigmáticos animales ciertamente tuvieron un gran impacto en los ecosistemas del lecho marino del Cámbrico. Sus extremidades en la parte delantera parecían múltiples rastrillos apilados y habrían sido muy eficientes para llevar cualquier cosa que capturaran con sus diminutas espinas hacia la boca. El enorme caparazón dorsal podría haber funcionado como un arado", agregó el doctor Caron, quien también es profesor asociado en Ecología y Biología Evolutiva y Ciencias de la Tierra en la Universidad de Toronto y tutor de Moysiuk.

   Todos los fósiles de este estudio fueron recolectados alrededor de Marble Canyon en el norte del Parque Nacional Kootenay por sucesivas expediciones. Descubierta hace menos de una década, esta área ha producido una gran variedad de animales que datan del período Cámbrico, incluido un pariente más pequeño y abundante de Titanokorys llamado Cambroraster falcatus en referencia a su caparazón de cabeza en forma de Halcón Milenario. Según los autores, las dos especies podrían haber competido por presas similares que habitan en el fondo.

   El estudio se publica en Royal Society Open Science.

Contador