Publicado 01/06/2021 17:34CET

El cráter de impacto de Groenlandia se produjo con la región helada

Ubicación del gran cráter de impacto en Gorenlandia
Ubicación del gran cráter de impacto en Gorenlandia - ALFRED WEGENER INSTITUTE

   MADRID, 1 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El cráter de impacto de 31 kilómetros de diámetro localizado hace tres años por radar bajo el hielo del nordeste de Groenlandia se formó en el Pleistoceno, hace entre 11.700 y 2,6 millones de años.

   El impacto del asteroide que se cree que creó el cráter Hiawatha habría producido tanto calor que la capa de hielo habría liberado un volumen masivo de agua de deshielo "en casi un instante", dijo la científica planetaria de la Universidad de Western Ontario Elizabeth Silber, autora de la investigación. Ella estima que habría producido suficiente agua para llenar el lago Tahoe, que se extiende a ambos lados de California y Nevada.

   "Es una rareza encontrar un nuevo cráter de impacto en la Tierra, y mucho menos uno de este tamaño", dijo Silber, profesora adjunta del departamento de ciencias de la tierra en la Universidad de Western Ontario. Su estudio se publica en Earth and Planetary Science Letters.

   "Si bien hasta ahora se han catalogado unas 190 estructuras de impacto, este supuesto cráter es interesante porque parece geológicamente joven y bien conservado y, si se confirma, estará entre los más grandes jamás encontrados en la Tierra", dijo. "Debido a que se esconde debajo de la capa de hielo, surge la pregunta (de) cuándo podría haberse formado y si el hielo existía en ese momento".

DEBATE SOBRE LA ANTIGÜEDAD DEL IMPACTO

   El cráter llamó la atención del mundo por primera vez en 2018 cuando un equipo dirigido por la Universidad de Copenhague publicó una investigación que revela su existencia. El descubrimiento provocó un animado debate sobre si el asteroide de dos kilómetros de ancho que se cree lo hizo chocar antes o después de la formación de la capa de hielo de Groenlandia hace unos 2,6 millones de años.

   "Debido a que está muy bien conservado, apunta a una edad posiblemente muy joven, tan joven como el inicio del período Joven Dryas (hace entre 11.500 y 14.500 años)", dijo Silber. "O alternativamente, si es antiguo, nos informa sobre los procesos erosivos que podrían haber tenido lugar en esa zona".

   Silber estudia cómo se forman los cráteres de impacto en varios cuerpos planetarios, incluida la luna Europa de Júpiter, la luna Titán de Saturno, nuestra luna y la Tierra. También estudia la física de los meteoros o estrellas fugaces.

   Por lo tanto, estaba en una buena posición para formar un equipo, incluidos algunos de los investigadores que hicieron el descubrimiento inicial, para arrojar luz sobre la formación y la edad del cráter.

   El equipo utilizó un modelo de hidrocódigo, una herramienta numérica que describe la física detrás de las ondas de choque que provocan la formación de cráteres de impacto. El modelado tiene en cuenta la composición del proyectil, el objetivo y la velocidad de impacto, así como la temperatura de la superficie y otros factores.

   "El modelado de la formación de impactos en capas de hielo terrestre nunca se había hecho antes, y sirve para arrojar luz sobre por qué el cráter es inusual en términos de morfología y por qué la eyección rocosa está ausente en los núcleos de perforación", dijo Silber.

   La física de ondas de choque asume que un impacto tan grande debería formar una cuenca de anillo de pico con un borde de cráter pronunciado si un asteroide choca directamente contra la roca madre. Pero el cráter Hiawatha tiene una elevación central y una morfología apagada, lo que significa que el borde del cráter es menos pronunciado.

   Sin embargo, la formación del levantamiento central tiene sentido si un asteroide choca en un momento en que la tierra estaba cubierta de hielo a la altura del espesor de la capa (probablemente de 1,5 a 2 kilómetros).

   "El modelo muestra que el hielo grueso superpuesto de hecho sirve para amortiguar la formación de una cuenca de anillo de picos", dijo Silber. "Además, los núcleos de perforación cercanos no muestran ninguna eyección rocosa del impacto, y nuestro estudio muestra que las capas de hielo inhiben la eyección de material rocoso durante el impacto".

   Si bien no fue el foco de su artículo, Silber calculó algunas de las posibles secuelas de un gran asteroide que choca contra la capa de hielo. Se le ocurrió una imagen dramática: vientos supersónicos de 400 kilómetros por hora derribando árboles en un radio de 200 kilómetros y despojándolos de ramas y hojas. Cualquiera en un radio de 500 kilómetros habría visto una bola de fuego candente que parecía cuatro veces más grande que el sol, dijo.

   "Desde un punto de vista científico, queremos saber cómo pudo haber ocurrido algo y cómo pudo haber afectado a la región. Después de todo, el impacto de Chixculub, que fue significativamente mayor que el impacto de Hiawatha, fue responsable de acabar con los dinosaurios hace unos 65 millones de años".

Contador