Publicado 22/10/2021 11:56CET

DART, primera misión de defensa planetaria, ultima preparativos

Dentro de una sala limpia en Johns Hopkins APL, la nave espacial DART se trasladó a un contenedor de envío especializado para su traslado a la Base de la Fuerza Espacial Vandenberg cerca de Lompoc, California, donde está programado el lanzamiento de DART
Dentro de una sala limpia en Johns Hopkins APL, la nave espacial DART se trasladó a un contenedor de envío especializado para su traslado a la Base de la Fuerza Espacial Vandenberg cerca de Lompoc, California, donde está programado el lanzamiento de DART - NASA/JOHNS HOPKINS APL/ED WHITMAN

   MADRID, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

   La nave espacial DART de la NASA, primera misión del mundo en probar técnicas de defensa planetaria, ya es preparada en la Base de Vandenberg (California) para ser lanzada a finales de noviembre.

   DART (Double Asteroid Redirection Test) fue transportada durante dos días desde el Laboratorio de Física Aplicada (APL) Johns Hopkins en Laurel, Maryland, y llegó a Vandenberg el 2 de octubre.

   La nave pasará por una serie de pruebas y comprobaciones finales, así como su repostaje en las próximas semanas, mientras el equipo se prepara para el lanzamiento de DART a bordo de un cohete Falcon 9 de SpaceX.

   A mediados de septiembre, la nave espacial se sometió con éxito a una revisión previa al envío para garantizar que cada pieza estuviera completa y lista para su envío. El equipo de DART también pasó con éxito por una revisión de preparación operativa de vuelo, para evaluar su preparación para iniciar las operaciones de la nave espacial una vez que DART ingrese al espacio.

   DART tiene como objetivo demostrar un método para la desviación de asteroides, llamado impacto cinético. En octubre de 2022, DART impactará en la pequeña luna asteroide Dimorphos, que orbita a un compañero más grande, Didymos, en un sistema de asteroides binarios para cambiar su período orbital.

   Aunque ninguno de los asteroides representa una amenaza para la Tierra, la colisión con Dimorphos permitirá a los investigadores demostrar la técnica de deflexión junto con varias tecnologías nuevas y recopilar datos importantes para mejorar nuestras capacidades de modelado y predicción de la deflexión de asteroides.

   Esas mejoras nos ayudarán a prepararnos mejor en caso de que un asteroide sea descubierto como una amenaza para la Tierra, destaca la NASA.