Publicado 16/12/2020 12:47CET

Descargas electrostáticas pueden alterar velozmente la química de Marte

Rover Curiosity
Rover Curiosity - NASA - Archivo

   MADRID, 16 Dic. (EUROPA PRESS) -

   Pensar como terrícolas puede haber hecho que los científicos planetarios hayan pasado por alto los efectos electroquímicos de las tormentas de polvo marcianas.

   En la Tierra, las partículas de polvo se ven principalmente en términos de sus efectos físicos, como la erosión. Pero, en lugares exóticos desde Marte hasta Venus y la luna helada de Júpiter Europa, los efectos eléctricos pueden afectar la composición química de la superficie y la atmósfera de un cuerpo planetario en un tiempo relativamente corto, según una nueva investigación de la Universidad de Washington en St. Louis.

   "Esta dirección de la investigación científica se ha pasado por alto en gran medida en el pasado", dijo Alian Wang, profesor de investigación en el Departamento de Ciencias Planetarias y de la Tierra. "Los investigadores están acostumbrados a pensar 'dentro de la caja' basándose en la experiencia terrestre".

   El estudio de Wang en el Journal of Geophysical Research: Planets se centra en las sales amorfas de azufre y cloro encontradas por el rover Curiosity en el cráter Gale en Marte. La firma química de estos materiales podría haber sido inducida por procesos electroquímicos durante las actividades del polvo marciano en un marco de tiempo geológico relativamente corto: años a cientos de años.

   La descarga electrostática de baja intensidad provoca reacciones electroquímicas que transforman los materiales en la superficie marciana, explicó Wang, provocando pérdida de cristalinidad, eliminación de agua estructural y oxidación de ciertos elementos como azufre, cloro y hierro.

   "El efecto químico colectivo de la descarga electrostática puede ser significativo", dijo Wang. "Esta es la idea central de nuestro nuevo estudio".

   Los hallazgos podrían informar las prioridades científicas para la próxima fase de las misiones de exploración de Marte, incluido el rover Perseverance de la NASA, el módulo de aterrizaje y el vehículo de aterrizaje Tianwen-1 de la Administración Nacional del Espacio de China y el módulo de aterrizaje y vehículo de aterrizaje ExoMars de la Agencia Espacial Europea.

   "'Explorar el subsuelo' es la sugerencia que daríamos a la próxima fase de las misiones de exploración de Marte", dijo Bradley Jolliff, profesor Scott Rudolph de Ciencias Planetarias y de la Tierra y coautor del artículo.

   "Todas estas misiones están buscando evidencia de evolución geológica e hidrológica en sus sitios de aterrizaje seleccionados, y están especialmente buscando y esperando recolectar muestras que contengan rastros de actividad biológica pasada", dijo Jolliff. "Explorar el subsuelo permitiría tomar muestras de materiales antiguos, algunos de los cuales aún podrían conservar valiosos biomarcadores".