Publicado 02/10/2020 11:18CET

Descargas de hielo al mar en Norteamérica desataron eventos climáticos

Descargas de hielo al mar en Norteamérica desataron eventos climáticos
Descargas de hielo al mar en Norteamérica desataron eventos climáticos - OREGON STATE UNIVERSITY

   MADRID, 2 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Descargas de hielo catastróficas desde América del Norte al Océano Pacífico contribuyeron a, y quizás desencadenaron, cambios a escala hemisférica en el clima de la Tierra durante la última edad de hielo.

   El descubrimiento, publicado en Science, proporciona una nueva perspectiva del impacto que el rápido derretimiento del hielo que fluye hacia el Pacífico norte puede tener en el clima de todo el planeta, dijo en un comunicado Maureen Walczak, paleoclimatóloga de la Facultad de Ciencias de la Tierra, el Océano y la Atmósfera de la Universidad Estatal de Oregon y autora principal del estudio.

   "Comprender cómo el océano ha interactuado con el hielo glacial en el pasado nos ayuda a predecir lo que podría suceder a continuación", dijo Walczak.

   Una capa de hielo montañosa cubrió una vez grandes porciones del oeste de América del Norte desde Alaska hasta el estado de Washington y el oeste de Montana. La datación por radiocarbono y el análisis del registro de sedimentos marinos revelaron que los episodios recurrentes de descarga de esta capa de hielo durante los últimos 42.000 años fueron eventos tempranos en una reacción en cadena de alteraciones del clima global. Estas perturbaciones provocaron cambios en la circulación oceánica profunda y el retroceso de las capas de hielo en el Atlántico norte.

   Los hallazgos desafían las teorías de que esas perturbaciones masivas y de alcance global se originaron en el Atlántico Norte como una rápida pérdida de hielo de la capa de hielo Laurentide, otra capa de hielo masiva que cubría gran parte de Canadá y el norte de los Estados Unidos, incluida la parte superior del medio oeste y el noreste. Los eventos de pérdida de hielo de Laurentide se conocen como eventos de Heinrich.

   "El resultado de esta investigación fue inesperado. Los datos dicen irrevocablemente que el hielo del Pacífico va primero, con Heinrich Events y otros cambios siguiendo un ritmo. El Océano Pacífico marca el ritmo", dijo Walczak. "Este es un cambio de paradigma en nuestro pensamiento sobre cómo estos eventos están conectados".

   Para conocer la historia climática del Pacífico Norte, un equipo internacional de investigadores recolectó y analizó núcleos de sedimentos del norte del Golfo de Alaska que se recuperaron mediante perforaciones como parte del Programa Internacional de Descubrimiento Oceánico.

Los investigadores midieron los isótopos radiactivos de carbono utilizando dos aceleradores de partículas para establecer la cronología de los eventos y también agregaron recuentos meticulosos de pequeñas rocas arrojadas por icebergs conocidos como escombros de hielo.

   El equipo de investigación rastreó la fuente de los escombros en balsa de hielo hasta las purgas de corrientes de hielo masivas que emanan de la capa de hielo de la Cordillera, que cubrió el norte de Washington, la mayor parte de la Columbia Británica y el sur de Alaska desde hace unos 70.000 a 17.000 años.

   Los icebergs sucios se desprendieron de las corrientes de hielo y se desplazaron hacia el norte en las corrientes oceánicas, llevando y finalmente dejando caer su carga de arena, guijarros y grava, dejando un registro de rápida retirada del hielo enterrado en las profundidades del mar como un tesoro hundido.

Contador