Publicado 19/11/2021 13:17CET

Descubren viviendas de salineros en un yacimiento maya bajo el agua

Archivo - La arqueóloga de LSU Heather McKillop y su equipo han descubierto nuevos hallazgos sobre la organización de la industria de la sal para suministrar este producto dietético básico a las ciudades del interior durante la civilización maya clásica.
Archivo - La arqueóloga de LSU Heather McKillop y su equipo han descubierto nuevos hallazgos sobre la organización de la industria de la sal para suministrar este producto dietético básico a las ciudades del interior durante la civilización maya clásica. - EMILY BRAUNER/LSU - Archivo

   MADRID, 19 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Datación por radiocarbono de muestras de postes de madera y cerámica han revelado los primeros restos de las viviendas de los salineros que sirvieron esta valiosa materia prima al imperio maya.

   Los antiguos mayas tenían templos y palacios de piedra en la selva tropical de América Central, junto con registros dinásticos de líderes reales tallados en piedra, pero carecían de un bien básico esencial para la vida diaria: la sal.

   Las fuentes de sal se encuentran principalmente a lo largo de la costa, incluidas las salinas en la costa de Yucatán y la salmuera a lo largo de la costa de Belice, donde llueve mucho. Pero, ¿cómo mantenían los mayas del interior un suministro de sal?

   La arqueóloga de LSU (Louisiana State University) Maya Heather McKillop y su equipo han excavado cocinas de sal donde se hervía salmuera en ollas de barro sobre fuegos en edificios de postes y paja conservados en sedimentos libres de oxígeno debajo del fondo del mar en Belice. Pero el lugar donde vivían estos salineros permanecía esquivo, dejando posibles interpretaciones de trabajadores diarios o estacionales de la costa o incluso del interior. Esta brecha dejó persistentes preguntas sobre la organización de la producción y la distribución.

   Los nuevos hallazgos sobre la organización de la industria de la sal para suministrar este producto alimenticio básico a las ciudades del interior durante la civilización maya clásica se informan en un artículo reciente publicado en la revista Ancient Mesoamerica.

   McKillop y sus colegas iniciaron este nuevo proyecto en busca de residencias donde vivían los salineros y comprender la energética de la producción de sal con financiamiento de la National Science Foundation.

   Aunque el trabajo de campo en Ek Way Nal, donde se encuentra el yacimiento de Paynes Creek Saltworks, se ha pospuesto desde marzo de 2020 debido a la pandemia, los investigadores recurrieron a material previamente exportado para su estudio en el laboratorio de arqueología de LSU, incluidas cientos de muestras de madera de postes y construcciones de paja, así como tiestos de cerámica.

   "El laboratorio de arqueología parece una fiesta de Tupperware, con cientos de recipientes de plástico con agua, pero mantienen las muestras de madera húmedas para que no se sequen ni se deterioren", dijo McKillop en un comunicado.

   Explicó la estrategia para continuar la investigación en el laboratorio: "Decidí enviar una muestra de poste de madera para la datación por radiocarbono de cada edificio en Ek Way Nal para ver si todos databan de la misma época, lo cual fue sugerido por la visibilidad de los artefactos y edificios en el fondo del mar".

   Cuando empezaron a llegar las fechas, de dos en dos, McKillop identificó una secuencia de construcción de edificios que comenzó en el Clásico Tardío en el apogeo de la civilización maya y continuó hasta el Clásico Terminal cuando los líderes dinásticos de las ciudades-estado del interior estaban perdiendo el control y finalmente el las ciudades fueron abandonadas por el año 900 d.C.

   Según McKillop, "usando el sitio bien estudiado de Sacapulas, Guatemala, como modelo, funcionó bien para desarrollar expectativas arqueológicas para diferentes actividades para hervir salmuera en una cocina de sal, una residencia y otras actividades, incluida la salazón de pescado".

   En el artículo de Ancient Mesoamérica, informan de una secuencia de construcción de un edificio de 3 partes con cocinas de sal, al menos una residencia y un área al aire libre donde se salaba y se secaba el pescado. La estrategia de los arqueólogos de fechar por radiocarbono cada edificio había producido una cronología de grano más fina para Ek Way Nal que están utilizando para más sitios.

   El nuevo análisis verifica la estimación de McKillop de que 10 cocinas de sal estaban en producción a la vez en Paynes Creek Salt Works, lo que informó en su libro Maya Salt Works (2019, University Press of Florida).

   "La investigación subraya la importancia de la datación por radiocarbono de cada poste y la construcción de techos de paja en las salinas para evaluar la capacidad de producción de esta necesidad dietética. La investigación también muestra el valor de mapear individualmente los artefactos y postes en el fondo del mar en los sitios submarinos en El uso de las salinas de Sacapulas como modelo a partir del cual desarrollar correlatos arqueológicos encaja con Ek Way Nal y sugiere que los mayas que vivían permanentemente en la comunidad estaban dedicados a la producción familiar excedente de sal que estaba bien integrada en la economía regional permitiéndoles adquirir una variedad de bienes no locales", dijo.

Contador