Publicado 12/02/2020 10:52:59CET

Un deshielo en la Antártida elevó el mar tres metros hace 100.000 años

Un deshielo en la Antártida elevó el mar tres metros hace 100.000 años
Un deshielo en la Antártida elevó el mar tres metros hace 100.000 años - ANTARCTICSCIENCE.CM

   MADRID, 12 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Un aumento de solo 2 grados Celsius de las temperaturas oceánicas impulsó un deshielo antártico que provocó un aumento extremo del nivel del mar --más de tres metros-- hace más de 100.000 años.

   El derretimiento masivo de la capa de hielo antártica occidental fue una de las principales causas de los altos niveles del mar durante un período conocido como el Último Interglacial (hace 129.000-116.000 años), según descubrió un equipo internacional de científicos dirigido por Chris Turney de la UNSW (Universidad de Nueva Gales del Sur).

   La investigación fue publicada en la revista PNAS. La pérdida extrema de hielo provocó un aumento de varios metros en el nivel medio del mar a nivel mundial, y requirió 2 grados Celsius de calentamiento del océano para que ocurriera.

   "No solo perdimos gran parte de la capa de hielo de la Antártida Occidental, sino que esto sucedió muy pronto durante el último Interglacial", dice en un comunicado Chris Turney, profesor de Ciencias de la Tierra y el Clima en la UNSW Sydney y autor principal del estudio.

   Finas capas de cenizas volcánicas antiguas en el hielo ayudaron al equipo a determinar cuándo se produjo la fusión en masa. De manera alarmante, los resultados indicaron que la mayor pérdida de hielo ocurrió dentro de los primeros milenios, lo que demuestra lo sensible que es la Antártida a temperaturas más altas.

   "El derretimiento probablemente fue causado por el calentamiento del océano en menos de 2 grados Celsius, y eso es algo que tiene importantes implicaciones para el futuro, dado el aumento de la temperatura del océano y el derretimiento de la Antártida Occidental que está ocurriendo hoy", dice el profesor Turney.

   Durante el último Interglacial, las temperaturas de los océanos polares probablemente fueron menos de 2 ° C más cálidas que hoy, por lo que es un período útil para estudiar cómo el calentamiento global futuro podría afectar la dinámica del hielo y los niveles del mar.

   "Este estudio muestra que perderíamos la mayor parte de la capa de hielo antártica occidental en un mundo más cálido", dice el profesor Turney.

   A diferencia de la capa de hielo antártica oriental, que se encuentra principalmente en terreno elevado, la capa antártica occidental descansa sobre el lecho marino. Está bordeada por grandes áreas de hielo flotante, llamadas plataformas de hielo, que protegen la parte central de la lámina.

   A medida que el agua oceánica más cálida viaja hacia cavidades debajo de las plataformas de hielo, el hielo se derrite desde abajo, adelgazando las plataformas y haciendo que la capa de hielo central sea altamente vulnerable a las altas temperaturas del océano.

   Para llevar a cabo su investigación, el profesor Turney y su equipo viajaron al área de hielo azul Patriot Hills, un sitio ubicado en la periferia de la capa de hielo antártica occidental.

   Las áreas de hielo azul son el laboratorio perfecto para los científicos debido a su topografía única: están creadas por vientos catabáticos feroces y de alta densidad. Cuando estos vientos soplan sobre las montañas, eliminan la capa superior de nieve y erosionan el hielo expuesto. A medida que se elimina el hielo, el hielo antiguo fluye hacia la superficie, ofreciendo una idea de la historia de la capa de hielo.

   Si bien la mayoría de los investigadores antárticos perforan el núcleo de hielo para extraer sus muestras, este equipo utilizó un método diferente: el análisis horizontal del núcleo de hielo.

   "En lugar de perforar kilómetros en el hielo, simplemente podemos caminar a través de un área de hielo azul y viajar de regreso a través de milenios. Al tomar muestras de hielo de la superficie, podemos reconstruir lo que sucedió a este precioso entorno en el pasado", dijo el profesor Turney.

   A través de las mediciones de isótopos, el equipo descubrió una brecha en el registro de la capa de hielo inmediatamente antes del último interglacial. Este período de falta de hielo coincide con el aumento extremo del nivel del mar, lo que sugiere una rápida pérdida de hielo de la capa de hielo antártica occidental. La ceniza volcánica, las muestras de gases traza y el ADN antiguo de las bacterias atrapadas en el hielo respaldan este hallazgo.

Contador