Publicado 13/08/2020 17:59:10 +02:00CET

Un documento pionero exige la necesidad de desarrollar una infraestructura de biobancos de microbiomas del mundo

Un documento pionero exige la necesidad de desarrollar una infraestructura de bi
Un documento pionero exige la necesidad de desarrollar una infraestructura de bi - FLICKR / PROCURAMED SAÚDE - Archivo

   MADRID, 13 Ago. (EUROPA PRESS) -

   Un equipo de científicos, dirigido por el doctor Matthew Ryan, del Centro de Biociencia Agrícola Internacional (CABI, por sus siglas en inglés), ha delineado una serie de desafíos y oportunidades presentados en una revisión necesaria de cómo los microbiomas (comunidades biológicas que incluyen bacterias, arqueas, hongos, algas, protistas y virus) se pueden 'almacenar' y conservar para las generaciones venideras.

   Los investigadores, que piden una lista priorizada de lo que debe conservarse desde una perspectiva científica, económica, social y ambiental, presentan sus puntos de vista en la revista 'Trends in Microbiology' y también sugieren que la infraestructura actual de biobancos está "fragmentada y no preparada para el biobancos de microbiomas".

   El doctor Ryan, curador de la Colección de Recursos Genéticos de CABI, un tipo de biobanco, explica que "el campo de investigación del microbioma está evolucionando rápidamente, pero la infraestructura de biobancos requerida está actualmente fragmentada y no está preparada para el biobanco de microbiomas.

   El rápido avance de las tecnologías requiere evaluación urgente de cómo los biobancos pueden respaldar la investigación al preservar las muestras de microbioma y su potencial funcional", añade.

   Los biobancos conservan muestras biológicas que tradicionalmente se mantienen como un solo organismo o cultivos estériles. Son esenciales para que la comunidad investigadora garantice una investigación de alta calidad y son como un mecanismo a prueba de fallos para la forma en que se utilizan los resultados de la investigación en aplicaciones del mundo real, por ejemplo, para guiar políticas de salud pública o desarrollar productos.

   Los investigadores, trabajando después de una evaluación de las necesidades de infraestructura de recursos llevada a cabo por el proyecto de la UE MicrobiomeSupport, argumentan que la ciencia del microbioma "señala un cambio de paradigma en el enfoque científico desde la preservación de muestras libres de microbios en colecciones de cultivos (por ejemplo, muestras de semillas) hacia la preservación de comunidades complejas, lo que requiere el desarrollo de la infraestructura de apoyo".

   En este sentido, el doctor Ryan agrega que "los desafíos de preservar las muestras de microbioma de manera óptima son inmensos. Los investigadores deben ser conscientes de la alteración no intencional y fundamental de la funcionalidad e integridad del microbioma, que es un sistema dinámico que cambia en respuesta a influencias ambientales y factores bióticos".

   "A nivel funcional --prosigue--, la eliminación de un único componente microbiano crítico debido a la aplicación de un enfoque de almacenamiento no optimizado podría afectar irreversiblemente la integridad del sistema".

   La coautora y coordinadora del proyecto de la UE, la doctora Angela Sessitsch, del Instituto Austriaco de Tecnología AIT, resalta que hay dos preguntas esenciales que deben responderse al considerar la preservación del microbioma: ¿qué se debe preservar y cuál es la mejor manera de preservarlo? "La pregunta sobre qué preservar es controvertida y, en última instancia, sirve no solo para respaldar la calidad de la investigación y la generación de nuevos productos microbianos de origen microbiológico (que también pueden tener valor comercial), sino también para permitir la preservación durante el tiempo de las prácticas agrícolas y médicas alteradas y el cambio climático --añade--. Del mismo modo, es necesario garantizar que productos como los probióticos se mantengan estables a lo largo del tiempo".

   Al esbozar una serie de instalaciones existentes para la preservación de microbiomas, incluida la Microbiota Vault, que representa el primer paso importante hacia un recurso de microbioma integral, los científicos también sugieren que de todas las técnicas, la criopreservación ha sido el 'estándar de oro' para el almacenamiento microbiano desde la década de 1960.

   Bettina Schelkle, coautora del Consejo Europeo de Información Alimentaria en Bruselas, Bélgica, apunta que "el establecimiento de infraestructuras sólidas para la investigación del microbioma, incluidos los biobancos, es esencial, tanto para los científicos como para mantener la confianza de los ciudadanos en la ciencia, en particular dentro de un tema que recibe tanto revuelo como el microbioma".

   Los biobancos son una forma de garantizar una mejor aplicación de los resultados de la investigación en la esfera pública y una forma de que los científicos verifiquen su trabajo de forma independiente, en caso de que surja la necesidad.

   "También pueden ser cruciales para la preservación de la biodiversidad; por lo tanto, la necesidad y urgencia de ellos está ciertamente ahí", añade.

   El doctor Ryan sugiere que el mayor 'cuello de botella tecnológico' es el desarrollo de metodologías optimizadas para la preservación de microbiomas y para la evaluación del éxito de las preservaciones en términos de mantener la composición y funcionalidad de los microbiomas.

   "La clara complementariedad entre las colecciones de cultivos y los biobancos requiere un enfoque que permita que ambos trabajen juntos para garantizar que este campo crítico de investigación de microbiomas tenga un apoyo efectivo -señala--. Esto requerirá la identificación de superposiciones de infraestructura para evaluar qué se requiere y qué es disponibles / faltantes dentro de la UE y más allá".