Publicado 08/06/2021 17:19CET

Un eco de 3.000 años luz revela un agujero negro supermasivo moribundo

La imagen compuesta de banda de radio de Arp 187 obtenida por los telescopios VLA y ALMA. Muestra lóbulos en chorro bimodales claros, pero el núcleo central (centro de la imagen)  es oscuro / sin detección.
La imagen compuesta de banda de radio de Arp 187 obtenida por los telescopios VLA y ALMA. Muestra lóbulos en chorro bimodales claros, pero el núcleo central (centro de la imagen) es oscuro / sin detección. - ALMA (ESO/NAOJ/NRAO), ICHIKAWA ET AL.

   MADRID, 8 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Astrónomos japoneses pueden haber descubierto un Núcleo Galáctico Activo (AGN) hacia el final de su vida útil por casualidad, después de captar una señal compatible desde la galaxia Arp 187.

   Al observar las imágenes de radio en la galaxia utilizando dos observatorios astronómicos, el Atacama Large Millimeter / submillimeter Array (ALMA) y el Very Large Array (VLA), encontraron un lóbulo en chorro, un signo distintivo de AGN.

   Sin embargo, no notaron ninguna señal del núcleo, lo que indica que la actividad de AGN ya podría estar en silencio. Tras un análisis más detallado de los datos de longitudes de onda múltiples, encontraron que todos los indicadores AGN de pequeña escala estaban en silencio, mientras que los de gran escala eran brillantes. Esto se debe a que el AGN se ha apagado recientemente en los últimos 3.000 años.

   Los agujeros negros supermasivos (SMBH) ocupan el centro de las galaxias, con masas que oscilan entre un millón y 10 mil millones de masas solares. Algunas SMBH se encuentran en una fase brillante denominada núcleos galácticos activos (AGN).

   Los AGN eventualmente se consumirán ya que existe un límite de masa máximo para SMBH; Los científicos han reflexionado desde hace mucho tiempo cuándo será eso.

   Una vez que un AGN se apaga, las características de AGN de menor escala se debilitan porque también se apagan otros suministros de fotones. Pero la región de gas ionizado a gran escala todavía es visible, ya que los fotones tardan unos 3.000 años en llegar al borde de la región. La observación de la actividad AGN pasada se conoce como eco de luz.

   "Usamos el satélite de rayos X NuSTAR de la NASA, la mejor herramienta para observar la actividad actual de AGN", dijo en un comunicado Kohei Ichikawa de la Universidad de Tohoku y que dirigió el equipo responsable del hallazgo. "Permite la no detección, por lo que pudimos descubrir que el núcleo está completamente muerto".

   Los hallazgos indican que el apagado de AGN ocurre dentro de una escala de tiempo de 3.000 años, y el núcleo se vuelve 1.000 veces más débil durante los últimos 3.000 años.

   Ichikawa, coautor de un artículo para la 238 Reunión de la Sociedad Astronómica Estadounidense, dice que continuarán investigando los AGN moribundos en el futuro. "Buscaremos más AGN moribundos utilizando un método similar al de este estudio. También obtendremos las observaciones de seguimiento de alta resolución espacial para investigar las entradas y salidas de gas, lo que podría aclarar cómo se ha producido el cierre de la actividad de AGN".

Contador