Publicado 05/11/2020 10:43CET

Encuentros violentos entre gorilas alteran el crecimiento de población

Gorilas de montaña
Gorilas de montaña - GORILLAFUND.ORG - Archivo

   MADRID, 5 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Cinco décadas de datos han revelado cómo el comportamiento social de los gorilas de montaña explica las fluctuaciones en la tasa de crecimiento de una subpoblación de esta especie.

   Los investigadores del Fondo Dian Fossey Gorilla y la Universidad de California Davis encontraron que a medida que aumenta la densidad del grupo de gorilas, los encuentros violentos entre grupos ocurren con mayor frecuencia. Como resultado, la mortalidad infantil ha aumentado drásticamente, provocando que el crecimiento de la población se desacelere significativamente en los últimos años.

    A medida que las poblaciones de vida silvestre disminuyen en todo el mundo, comprender los factores naturales e inducidos por el hombre que influyen en su crecimiento es fundamental para determinar el riesgo de disminución de la población y desarrollar estrategias de conservación efectivas.

   En el estudio, publicado en la revista 'Science Advances', los investigadores encontraron una dramática desaceleración de la tasa de crecimiento de la población como resultado de factores sociales, a saber, aumentos en la mortalidad infantil como resultado de encuentros violentos entre grupos que viven en mayor densidad y con más superposición en sus áreas de distribución.

   "Este es uno de los pocos estudios que demuestra el impacto considerable que el comportamiento social puede tener sobre si una población crece o no", dice la doctora Winnie Eckardt, coautora principal del estudio y directora de investigación del Fondo Fossey.

   Aproximadamente 600 de los 1.063 gorilas de montaña que se estima que quedan viven en el macizo de Virunga, un pequeño bosque que abarca los países de Ruanda, en Uganda, y la República Democrática del Congo.

   Si bien es pequeña, la población ha crecido significativamente desde principios de la década de 1980, cuando se estimó que solo había 250 individuos. Las medidas de conservación implementadas desde entonces en este bosque de 430 kilómetros cuadrados llevaron a una notable recuperación de la población de gorilas de montaña Virunga.

   Sin embargo, los censos repetidos durante la década de 1980 y principios de la de 2000 encontraron que el crecimiento de la población era desigual, con la subpoblación monitoreada por el Fondo Fossey experimentando una tasa de crecimiento más rápida que el resto de la población.

   Para 2006, esta población de estudio estaba compuesta por tres grandes grupos estables, cada uno con múltiples lomos plateados. Si bien el grupo de gorilas promedio cuenta con 10 individuos, estos grupos oscilaron entre 25 y un récord de 65 gorilas e incluyeron hasta ocho lomos plateados.

   Cuando los jóvenes espalda plateada de estos grupos comenzaron a desafiar a los líderes de grupo de mayor edad, la inestabilidad social resultante condujo a una serie de escisiones y formaciones grupales. Como resultado, un área previamente compartida por solo tres grupos ahora estaba ocupada por hasta 11 grupos más pequeños, con menos espaldas plateada por grupo.

   La expansión de estos grupos a nuevas áreas se vio limitada por la presencia de campos agrícolas inmediatamente al lado del parque y la presencia de otros grupos de gorilas. El aumento de tres veces en la densidad de grupo resultó en una mayor superposición en los rangos de hogar entre los grupos y más frecuentes interacciones entre grupos.

Estas interacciones suelen ser violentas, ya que los machos que esperan atraer a las hembras se dirigen a otros machos y sus bebés. Como resultado, la mortalidad infantil aumentó en un 57%, lo que contribuyó a desacelerar la tasa de crecimiento anual de la población del 5,05% al 2,37%.

   "Antes de 2007, hablábamos de encuentros intergrupales durante meses porque eran muy raros --recuerda Eckardt--. Después de eso, empezaron a suceder con tanta frecuencia que apenas pudimos seguir el ritmo de su documentación".

   Una implicación de los hallazgos es que en las especies que viven socialmente, la densidad de grupos en lugar de la densidad de individuos puede desempeñar un papel más importante en la regulación del crecimiento de la población.

   "Los científicos a menudo hablan sobre cuántas personas puede albergar un entorno, también conocido como capacidad de carga --explica el coautor Jean Paul Hirwa, director del programa de gorilas del Fondo Fossey--. Pero lo que estos datos muestran claramente es que para las especies sociales, este número puede depender de cómo los animales elijan organizarse. Por ejemplo, 100 gorilas que viven en tres grupos, como vimos en la década de 2000, probablemente requieran menos espacio que 100 gorilas viviendo en 10 grupos".

   "La población de gorilas Virunga ha aumentado durante casi 40 años, pero su hábitat no. A medida que la densidad de gorilas alcanza un valor inusualmente alto, los científicos temen que la agresión y el estrés entre grupos afecten significativamente el bienestar de los animales", dice el doctor Damien Caillaud, coautor principal del estudio y profesor asociado de antropología en la UC Davis.

   El estudio también muestra los desafíos para la población más amplia de gorilas de montaña de Virunga. Otras subpoblaciones de gorilas de montaña dentro de la región ahora se parecen a los grupos de estudio en la década de 2000, con altas tasas de crecimiento, tamaños grandes y múltiples machos. Si experimentaran un conjunto similar de cambios sociales, esto podría provocar una mayor desaceleración del crecimiento general de la población.

   "Este estudio destaca el valor de los datos a largo plazo para comprender la dinámica poblacional en constante cambio de una especie, que en última instancia está vinculada a su conservación", señalala doctora Tara Stoinski, coautora y directora ejecutiva del Fondo Fossey.

   "Los gorilas de montaña son una increíble historia de éxito en la conservación, pero su población es muy pequeña, un poco más de 1.000 individuos --añade--. Nuestra esperanza es que mejorar nuestra comprensión de los factores que influyen en el crecimiento de la población ayudará a desarrollar estrategias de conservación eficaces".

Contador