Publicado 23/09/2020 17:40CET

Enorme riesgo de deshielo en un test a la estabilidad de la Antártida

Alto riesgo de deshielo en un chequeo a la estabilidad de la Antártida
Alto riesgo de deshielo en un chequeo a la estabilidad de la Antártida - POSTDAN INSTITUTE/YOUTUBE

   MADRID, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Un estudio sobre cuánto puede sobrevivir el calentamiento de la capa de hielo antártica revela que cuanto más caliente se vuelve, más rápido pierde hielo y gran parte de él desaparecerá para siempre,

   La investigación ha sido publicada en Nature por un equipo del Instituto de Potsdam para la Investigación del Impacto Climático y la Universidad de Potsdam, en Alemania, y la Universidad de Columbia de Nueva York.

   En alrededor de un millón de horas de tiempo de cálculo, simulaciones detalladas sin precedentes delinean dónde exactamente y en qué niveles de calentamiento el hielo se volvería inestable y eventualmente se derretiría y drenaría en el océano.

   Han hallado un delicado concierto de efectos de aceleración y moderación, pero la conclusión principal es que el cambio climático absoluto tendría consecuencias nefastas a largo plazo: si el nivel de la temperatura media mundial se mantiene el tiempo suficiente a 4 grados por encima de los niveles preindustriales, el derretimiento de la Antártida por sí solo podría eventualmente elevar el nivel global del mar en más de seis metros.

   "La Antártida contiene más de la mitad del agua dulce de la Tierra, congelada en una vasta capa de hielo de casi 5 kilómetros de espesor", explica en un comunicado Ricarda Winkelmann, investigadora del Instituto de Potsdam para la Investigación del Impacto Climático (PIK) y la Universidad de Potsdam, y autora correspondiente del estudio.

   "A medida que el agua y la atmósfera del océano circundante se calientan debido a las emisiones humanas de gases de efecto invernadero, la capa blanca del Polo Sur pierde masa y finalmente se vuelve inestable --añade--. Debido a su magnitud, el potencial de la Antártida para la contribución del nivel del mar es enorme: encontramos que ya a 2 grados de calentamiento, el derretimiento y el flujo de hielo acelerado hacia el océano, eventualmente, implicará 2,5 metros de aumento global del nivel del mar solo desde la Antártida. A 4 grados, será 6".

   Anders Levermann, coautor e investigador del PIK y la Universidad de Columbia, describe: "La Antártida es básicamente nuestro legado fundamental de una época anterior en la historia de la Tierra. Ha existido durante aproximadamente 34 millones de años. Ahora nuestras simulaciones muestran que una vez que se derrite, lo hace no volver a su estado inicial, incluso si las temperaturas finalmente se hundieran nuevamente", advierte.

   "De hecho --añade--, las temperaturas tendrían que volver a los niveles preindustriales para permitir su recuperación completa, un escenario muy poco probable. En otras palabras: lo que perdemos de la Antártida ahora se pierde para siempre".

   Las razones detrás de esta irreversibilidad son los mecanismos de autoaplicación en el comportamiento de las capas de hielo en condiciones de calentamiento. El coautor Torsten Albrecht apunta que "en la Antártida occidental, por ejemplo, el principal impulsor de la pérdida de hielo es el agua cálida del océano, lo que lleva a un mayor derretimiento debajo de las plataformas de hielo, lo que a su vez puede desestabilizar la capa de hielo en tierra. Eso hace que los glaciares tengan el tamaño de Florida se desliza hacia el océano".

   "Una vez que las temperaturas cruzan el umbral de seis grados por encima de los niveles preindustriales, los efectos de la superficie del hielo se vuelven más dominantes: a medida que las gigantescas montañas de hielo se hunden lentamente a alturas más bajas donde el aire es más cálido, esto conduce a más derretirse en la superficie del hielo, tal como observamos en Groenlandia", prosigue.

   La pérdida y el derretimiento del hielo se han acelerado significativamente durante las últimas décadas en la Antártida. Sin embargo, los autores no han abordado explícitamente la cuestión de la escala de tiempo en su trabajo, sino que más bien evalúan los niveles críticos de calentamiento en los que partes de la capa de hielo antártica se vuelven inestables.

   Winkelmann explica este enfoque: "Al final, es nuestra quema de carbón y petróleo lo que determina las emisiones actuales y futuras de gases de efecto invernadero y, por lo tanto, si se cruzan los umbrales críticos de temperatura en la Antártida y cuándo. E incluso si la pérdida de hielo se produce en escalas de tiempo prolongadas, los respectivos niveles de dióxido de carbono pueden alcanzarse ya en un futuro próximo. Ahora decidimos si logramos detener el calentamiento", recuerda.

   "Así que el destino de la Antártida está realmente en nuestras manos, y con él el de nuestras ciudades y sitios culturales en todo el mundo, desde Copacabana en Río de Janeiro hasta la Ópera de Sydney --alerta--. Por lo tanto, este estudio es realmente otro signo de exclamación detrás de la importancia del Acuerdo Climático de París: 'Mantener el calentamiento global por debajo de los dos grados'".

   Levermann apostilla: "Si renunciamos al Acuerdo de París, renunciamos a Hamburgo, Tokio y Nueva York".

Contador

Lo más leído

  1. 1

    Coronavirus.- Perú da por concluida la cuarentena, pero mantiene el toque de queda para hacer frente a la pandemia

  2. 2

    Venezuela.- La Justicia estadounidense falla contra Guaidó y determina que los bonos de PDVSA son válidos

  3. 3

    Coronavirus.- Venezuela reanudará en diciembre los vuelos internacionales al menos a tres países

  4. 4

    El partido FARC convoca una movilización a nivel nacional por el asesinato de más de 230 excombatientes en Colombia

  5. 5

    Las máquinas desempeñarán casi la mitad de los trabajos para 2025, según Foro Económico Mundial