Publicado 06/09/2021 13:30CET

Especies de aves aprenden sonidos ya en el interior del huevo

Maluro elegante
Maluro elegante - LYANNE BROUWER

   MADRID, 6 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Técnicas no invasivas han permitido identificar fluctuaciones en las respuestas de los latidos del corazón de especies de aves a las llamadas paternas, desde el interior del huevo.

   Un estudio dirigido por el grupo de investigación BirdLab de la Universidad de Flinders encontró evidencia de aprendizaje auditivo prenatal ha sido identificada en embriones de tres especies de aprendizaje vocal (maluro soberbio, maluro elegante y pinzón de Darwin fuliginoso) y dos especies de aprendizaje no vocal (pingüino azul y codorniz japonesa).

   "Se cree que el aprendizaje de la producción vocal solo ocurre en siete linajes de aves y mamíferos, incluidos los humanos", dice la científica principal de Flinders, profesora Sonia Kleindorfer, que también trabaja en la Universidad de Viena.

   "Se espera que esta investigación inspire más estudios sobre la notable capacidad de los animales para aprender el sonido", dice el profesor Kleindorfer.

   "Al mover la ventana de tiempo para el aprendizaje del sonido a la etapa prenatal, esta dirección de investigación abre vías para medir los efectos neurobiológicos posteriores de la experiencia auditiva temprana sobre el comportamiento y el procesamiento de la información".

   Los investigadores de la Universidad de Flinders, cuyo estudio se publica en Philosophical Transactions of the Royal Society B, midieron los conceptos de aprendizaje vocal en el comportamiento del embrión y la respuesta al sonido in ovo utilizando el cambio en la frecuencia cardíaca como variable de respuesta, mucho antes de que las aves eclosionen y comiencen a hacer llamadas o canciones complejas varios meses o incluso años después del nacimiento.

   "Al estudiar la capacidad de aprendizaje del sonido en embriones, estamos allanando el camino para nuevas incursiones en escalas de tiempo evolutivas y de desarrollo", dice la primera autora de una nueva publicación de la Royal Society, la doctora Diane Colombelli-Négrel.

   "Mucho antes de la vocalización real, descubrimos que estos pequeños pájaros cantores también discriminaban hacia sonidos no específicos y eran capaces de emitir sonidos 'no asociativos' (no de los padres), basándose en la complejidad del aprendizaje vocal en los pájaros cantores".

   El profesor Kleindorfer dice que hay muchas formas de aprendizaje vocal, pero el aprendizaje de la producción vocal se destaca con mucho como un logro distintivo en solo siete Órdenes (primates, pájaros cantores, loros, colibríes, cetáceos, pinnípedos, murciélagos) y, entre los primates, "solo los humanos pueden hacerlo".

   "Como resultado de la rareza del aprendizaje de la producción vocal, los animales se han agrupado en los llamados 'aprendices vocales' (aquellos que aprenden a imitar una vocalización de un tutor vocal) y 'no aprendices vocales' (animales que producen vocalizaciones sin imitar a un tutor vocal)".

   En particular, el enfoque del estudio sobre si los embriones podrían habituarse o acostumbrarse a la llamada de otra ave descubrió que esto era común tanto para las especies de aves que aprenden vocales como para las que no aprenden y puede estar más extendido de lo que se pensaba anteriormente.

   El grupo BirdLab explora las llamadas de las madres dentro del nido en siete especies. Cada hembra produce combinaciones variables de elementos vocales, cada especie tiene diferentes combinaciones de tipos de elementos durante las llamadas, y algunas combinaciones de elementos vocales son mejores para provocar el aprendizaje del sonido en los embriones, indica la investigación.

Contador