Publicado 16/03/2021 10:37CET

Especies invasoras responden como la hidra a intentos de exterminio

Cangrejo verde
Cangrejo verde - UC DAVIS

   MADRID, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Algunas especies invasoras objetivo de la erradicación total se recuperan con fuerza, especialmente en los sistemas acuáticos, en lo que los científicos de la UC Davis han llamado 'efecto hidra'.

   Su estudio, publicado en la revista PNAS, narra el esfuerzo --y el fracaso-- de erradicar los cangrejos verdes europeos invasores de un estuario de California. Los cangrejos aumentaron 30 veces después de que se eliminó aproximadamente el 90 por ciento. El estudio es la primera demostración experimental en un ecosistema costero de un aumento espectacular de la población en respuesta a la erradicación total.

   "Un fracaso en la ciencia a menudo conduce a direcciones inesperadas", dijo en un comunicado el autor principal Edwin (Ted) Grosholz, profesor y ecólogo del Departamento de Ciencias y Políticas Ambientales de UC Davis. "Nos dimos palmadas en la frente en ese momento, pero con pensamiento y comprensión, nos dijo mucho sobre lo que no deberíamos estar haciendo y nos proporcionó un camino a seguir. El mundo debería centrarse menos en la erradicación total y trabajar hacia la erradicación funcional".

   La "erradicación funcional" se describe en un estudio dirigido por la Universidad de Alberta, en coautoría de Grosholz, y publicado en la edición de marzo de Frontiers in Ecology and the Environment. Los autores consideran que este es un enfoque más eficaz para el manejo de especies invasoras, particularmente en lo que respecta a especies para las que es poco probable la erradicación total.

   Para el estudio de PNAS, los investigadores en 2009 comenzaron intensos esfuerzos para erradicar el cangrejo verde europeo de la laguna Seadrift de Stinson Beach. El cangrejo está considerado entre las 100 especies invasoras más importantes del mundo, lo que le cuesta a la industria comercial de mariscos de EE.UU. alrededor de 20 millones de dólares en pérdidas anuales. Para 2013, la población había disminuido de 125.000 a menos de 10.000 individuos.

   Pero un año después, en 2014, la población se disparó a unos 300.000 cangrejos verdes en la laguna, un aumento de 30 veces con respecto a los niveles de 2013 y casi el triple del tamaño de la población antes de la erradicación.

   Los científicos no observaron tales explosiones de población de cangrejo verde en ninguna de las otras cuatro bahías cercanas que estaban monitoreando, lo que sugiere que el aumento fue el resultado de los esfuerzos de erradicación y no de cambios atmosféricos u oceanográficos.

   El estudio encontró que la explosión de la población se debió en parte al hecho de que los crustáceos decápodos adultos, como el camarón, la langosta y el cangrejo, generalmente canibalizan a los individuos más jóvenes. Cuando se eliminó a la mayoría de los adultos, los juveniles crecieron sin control y compensaron en exceso la pérdida de adultos.

   El estudio señala que esta sobrecompensación a corto plazo impulsó un proceso llamado "efecto hidra", que lleva el nombre de una serpiente mítica a la que le crecían dos cabezas nuevas por cada una que se quitaba.

   El estudio también es un cuento de precaución para los administradores de recursos naturales: "No intente obtenerlos todos, o podría volver a morderlo", dijo Grosholz.

   "En lugar de un enfoque único para todos, este estudio destaca la necesidad de evaluar las posibles consecuencias no deseadas al seleccionar estrategias de gestión y adaptarlas al contexto particular y al resultado esperado", dijo Greg Ruiz, coautor y biólogo marino en el Smithsonian Environmental Research Center.

   Los autores recomiendan un enfoque de "nivel de Ricitos de Oro", donde la población es lo suficientemente baja como para proteger las especies nativas y las funciones del ecosistema sin correr el riesgo de una explosión demográfica de las especies invasoras.

   Esa estrategia finalmente se empleó en Seadrift Lagoon, con la ayuda en gran parte de voluntarios y residentes locales. Tales esfuerzos científicos comunitarios pueden ser clave para ayudar a otros ecosistemas que luchan con especies invasoras, como en los parques nacionales y estatales, donde la participación ciudadana puede ser alta.