Publicado 22/04/2021 17:19CET

Las estrellas más antiguas giran más rápido de lo esperado

Las ondas sonoras atrapadas dentro de las estrellas hacen que oscilen a frecuencias particulares.
Las ondas sonoras atrapadas dentro de las estrellas hacen que oscilen a frecuencias particulares. - MARK GARLICK / UNIVERSITY OF BIRMINGHAM

   MADRID, 22 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Las estrellas giran más rápido de lo esperado a medida que envejecen, según constata un nuevo estudio que utiliza la astrosismología para arrojar nueva luz sobre esta teoría emergente.

   Todas las estrellas, como el Sol, nacen girando. A medida que envejecen, su giro se ralentiza debido a los vientos magnéticos en un proceso llamado "frenado magnético". Una investigación publicada en 2016 por científicos de los Observatorios Carnegie ofreció los primeros indicios de que las estrellas en una etapa de vida similar a la del Sol giraban más rápido de lo que predecían las teorías del frenado magnético.

   Los resultados de este estudio se basaron en un método en el que los científicos señalan puntos oscuros en la superficie de las estrellas y los rastrean a medida que se mueven con el giro de las mismas. Sin embargo, el método ha demostrado ser consistente para medir el giro de las estrellas más jóvenes, pero las estrellas más viejas tienen menos manchas estelares, lo que ha hecho que los efectos de este frenado magnético "debilitado" en estas estrellas sean difíciles de confirmar.

   En un nuevo estudio, publicado en la revista 'Nature Astronomy', investigadores de la Universidad de Birmingham utilizaron un enfoque diferente para confirmar que las estrellas más viejas parecen, de hecho, girar más rápido de lo esperado.

   El equipo utilizó la astrosismología para calcular cómo gira la estrella. Este campo de estudio relativamente nuevo permite a los científicos medir las oscilaciones causadas por las ondas sonoras atrapadas en el interior de la estrella. Al medir las diferentes características de estas ondas, pueden revelar distintas características de las estrellas, como su tamaño o su edad.

   En este estudio, el equipo midió los modos, o las frecuencias, de las ondas sonoras producidas por la oscilación de la estrella. A medida que la estrella gira, estos modos se dividen en diferentes frecuencias. Esto puede imaginarse, dicen los autores, como el sonido de dos ambulancias paradas en una rotonda comparado con el de cuando circulan en círculos. Midiendo estas frecuencias, es posible calcular la tasa de giro de una manera que es posible tanto para las estrellas jóvenes como para las viejas.

   Citado por Phys.org, el autor principal del trabajo, el doctor Oliver Hall, señala que, "aunque hace tiempo que sospechamos que las estrellas más viejas giran más rápido de lo que predicen las teorías del frenado magnético, estos nuevos datos astrosísmicos son los más convincentes hasta ahora para demostrar que este 'frenado magnético debilitado' es realmente el caso. Los modelos basados en estrellas jóvenes sugieren que el cambio de giro de una estrella es consistente a lo largo de su vida, lo que es diferente a lo que vemos en estos nuevos datos".

   Un aspecto que los investigadores creen que podría ser clave para el cambio en la pérdida de impulso, son los cambios en el campo magnético de la estrella. Entender cómo interactúa el campo magnético con la rotación será un área importante de estudio en el futuro, y en ello están trabajando los autores del artículo.

   Los resultados también podrían arrojar luz sobre la actividad de nuestra propia estrella en los próximos miles de millones de años, explica el coautor, el doctor Guy Davies. "Estos nuevos hallazgos demuestran que todavía tenemos mucho que aprender sobre el futuro de nuestro propio Sol, así como de otras estrellas --añade--. Este trabajo ayuda a poner en perspectiva si podemos esperar o no una actividad solar reducida y un clima espacial dañino en el futuro. Para responder a estas preguntas necesitamos mejores modelos de rotación solar, y este trabajo supone un paso importante para mejorar los modelos y proporcionar los datos necesarios para probarlos".

Contador