Publicado 14/04/2020 11:32:18 +02:00CET

Los estuarios se calientan a ritmo doble que océanos y atmósfera

Los estuarios se calientan a ritmo doble que océanos y atmósfera
Los estuarios se calientan a ritmo doble que océanos y atmósfera - NSW DPIE

MADRID, 14 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los estuarios se están calentando al doble de la velocidad de los océanos y la atmósfera, según un estudio detallado en la costa sureste de Australia, lo que puede afectar negativamente la actividad económica y la biodiversidad ecológica en ríos y lagos de todo el mundo.

El doctor Elliot Scanes, de la Universidad de Sydney, dijo en un comunicado: "Nuestra investigación muestra que los estuarios son particularmente vulnerables a un ambiente cálido. Esto es una preocupación no solo por la vida marina y de aves que dependen de ellos, sino por los millones de personas que dependen de los ríos, lagos y lagunas para su sustento en todo el mundo ".

Los resultados se basan en 12 años de registro de temperaturas en 166 estuarios a lo largo de todo el tramo de 1.100 kilómetros de la costa de Nueva Gales del Sur en el sudeste de Australia. En ese tiempo se tomaron más de 6.200 observaciones de temperatura. En promedio, los sistemas del estuario experimentaron un aumento de temperatura de 2,16 grados, aproximadamente 0,2 grados cada año. "Este aumento de la temperatura es un orden de magnitud más rápido de lo previsto por los modelos oceánicos y atmosféricos globales", dijo Scanes.

La profesora Pauline Ross, quien lidera el grupo de investigación en la Facultad de Ciencias de la Vida y el Medio Ambiente, dijo: "Los estuarios brindan servicios de inmenso valor ecológico y económico. Las tasas de cambio observadas en este estudio también pueden poner en peligro la viabilidad de la vegetación costera como los manglares y marismas en las próximas décadas y reducir su capacidad para mitigar el daño de la tormenta y el aumento del nivel del mar ".

Los estudios sobre sistemas específicos de lagos y ríos han encontrado evidencia de calentamiento, como a lo largo del Mar del Norte, en Alemania, en el río Hudson en Nueva York y la Bahía de Chesapeake, Maryland. Este es el primer estudio a largo plazo del mundo que ha considerado una amplia gama de tipos de estuarios a gran escala. Se publica ahora en Nature Communications.