Publicado 18/11/2019 10:35CET

Un estudio culpa a la deforestación de la ola de fuegos en el Amazonas

Un estudio culpa a la deforestación de la ola de fuegos en el Amazonas
Un estudio culpa a la deforestación de la ola de fuegos en el Amazonas - MARIZILDA CRUPPE/REDE AMAZNIA SUSTENTÁVEL

   MADRID, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Los incendios en la Amazonía brasileña este verano no fueron 'normales' y los grandes aumentos en la deforestación pueden explicar por qué.

   Un equipo internacional de científicos que escribe en la revista Global Change Biology dice que el número de incendios activos en agosto fue en realidad tres veces mayor que en 2018 y el número más alto desde 2010.

   Aunque los incendios en el Amazonas pueden ocurrir de varias maneras, los científicos muestran que existe evidencia sólida para vincular los aumentos de este año con la deforestación.

   Han utilizado evidencia recopilada del sistema de detección de deforestación DETER-b del gobierno brasileño, que calcula la deforestación mediante la interpretación de imágenes tomadas por satélites de la NASA.

   Esto muestra que la deforestación en julio de este año fue casi cuatro veces el promedio del mismo período en los tres años anteriores. Esto es importante ya que la deforestación casi siempre es seguida por fuego: la vegetación cortada se deja secar antes de ser quemada.

   El profesor Jos Barlow, de la Universidad de Lancaster y autor principal del artículo, dijo: "La marcada recuperación en los conteos de incendios activos y la deforestación en 2019 por lo tanto refuta las sugerencias del Gobierno brasileño de que agosto de 2019 fue un mes normal de incendios en la Amazonía".

   Las llamas de agosto ocurrieron en un momento sin una fuerte sequía. Las sequías pueden proporcionar condiciones favorables para la propagación de incendios provocados por el hombre. Los científicos también muestran que las enormes columnas de humo que alcanzaron la atmósfera solo pudieron haber sido causadas por la combustión de grandes cantidades de biomasa.

   Los investigadores reconocen que la cantidad de incendios activos disminuyó en septiembre en un 35 por ciento. Aunque dicen que no está claro si esa caída se debe a las lluvias o la moratoria de dos meses del presidente Bolsonaro sobre los incendios para deforestar.

   Las imágenes de DETER-b muestran que la deforestación continuó a un ritmo muy superior al promedio en septiembre, a pesar de la moratoria del presidente.