Publicado 20/09/2019 10:48:22 +02:00CET

La extinción de grandes mamíferos separó a los supervivientes

La extinción de grandes mamíferos separó a los supervivientes
La extinción de grandes mamíferos separó a los supervivientes - S. KATHLEEN LYONS

   MADRID, 20 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Cuando una serie de grandes especies de mamíferos comenzó a extinguirse hace 12.000 años, muchas especies supervivientes comenzaron separarse entre sí, reduciendo sus interacciones.

   Un nuevo estudio publicado en Science analizó las distribuciones de fósiles de mamíferos en América del Norte después de la última edad de hielo, tras la retirada de los glaciares masivos que habían invadido el sur de los Estados Unidos modernos. Las secuelas vieron la desaparición de muchas especies de mamíferos famosos: mamuts, mastodontes, gatos con dientes de sable, lobos gigantes y perezosos terrestres, entre otros.

   El estudio -- dirigido por científicos de la Universidad Macquarie y la Universidad de Nebraska-Lincoln -- halló que las especies de mamíferos sobrevivientes a menudo respondían alejándose de sus vecinos, reduciendo potencialmente la frecuencia con la que interactuaban como depredadores y presas, competidores territoriales o carroñeros.

   Las repercusiones ecológicas de las extinciones probablemente todavía resuenen hoy y podrían prever los efectos de futuras extinciones, señala la coautora del estudio Kate Lyons.

   "Durante 300 millones de años, el patrón de cohabitación de plantas y animales se veía de una manera, y luego cambió en los últimos 10.000 años --explica esta profesora asistente de Ciencias Biológicas en Nebraska--. Este documento aborda cómo sucedió eso en las comunidades de mamíferos.

   Si la conexión entre especies hace que los ecosistemas sean más estables, lo que esto sugiere es que ya hemos perdido muchos de esos vínculos. Lo que esto potencialmente nos dice es que los ecosistemas modernos son probablemente más vulnerables de lo que pensamos que son".

   Dirigido por Anikó Tóth, de la Universidad de Macquarie, el equipo analizó registros de 93 especies de mamíferos en cientos de sitios fósiles durante tres períodos de tiempo: hace 21.000 a 11.700 años, cuando comenzaron las extinciones; 11.700 a 2.000 años atrás; y hace 2.000 años hasta el presente. Luego, los investigadores evaluaron si, y en qué medida, una especie determinada vivía entre cada uno de los otros 92 en esos sitios.

   Esos datos permitieron al equipo calcular con qué frecuencia se esperaría que un par aleatorio de especies cohabitaran un sitio, proporcionando una línea de base para determinar si cada par se superponía más o menos a menudo de lo previsto por casualidad, agregando o segregando, respectivamente.

   La proporción de pares de agregación generalmente disminuyó después de las extinciones, y la fuerza de las asociaciones a menudo disminuyó incluso entre las especies que continuaron relacionándose, encontraron los investigadores.

   "La pérdida de los carnívoros y herbívoros gigantes cambió la forma en que interactuaban los mamíferos pequeños como los venados, los coyotes y los mapaches --explica Tóth--. Nuestro trabajo sugiere que estos cambios fueron provocados por la agitación ecológica de las extinciones".

   Tóth, Lyons y sus 17 coautores descartaron efectivamente el cambio climático y la geografía como impulsores de la creciente división. Sorprendentemente, el equipo también concluyó que las especies supervivientes comenzaron a convivir con menos frecuencia, incluso a medida que se expandieron en franjas más grandes de sus respectivos rangos geográficos.

   Lyons señala que las razones específicas de la aparente paradoja y las tendencias generales no están claras, aunque las consecuencias ecológicas de la pérdida de especies como el mamut podrían explicarlas. Los mamuts derribaron árboles, compactaron el suelo y, al comer y excretar grandes cantidades de vegetación, transportaron nutrientes alrededor de los ecosistemas.

   Esos comportamientos ayudaron a mantener la llamada estepa mamut, un tipo de ecosistema que una vez cubrió vastas áreas del hemisferio norte. Así, la pérdida del mamut condenó efectivamente a la estepa del mamut, posiblemente compartimentando las extensiones de tierra que albergaban muchas especies.

   "Si una especie de hábitat abierto solía ocupar la estepa del mamut, cuando esta desaparece podría habitar, por ejemplo, áreas abiertas de pastizales que están rodeadas de bosques --ejemplifica Lyons--. Pero esa pradera es mucho más pequeña. En lugar de soportar 10 especies, ahora podría soportar cinco. Y si esos parches de hábitat abierto se separan más, podría expandir su rango geográfico y potencialmente su rango climático, pero coexistiría con menos especies".

   Tampoco se sabe por qué las especies comunes se volvieron más comunes, y algunas especies raras se volvieron aún más raras, después de las extinciones. Por ello, continuar estudiando la dinámica subyacente a tales tendencias podría ayudar a agudizar las perspectivas sobre los ecosistemas actuales y sus posibles destinos, apuntan los investigadores.

   "Teníamos una conjunto de grandes mamíferos en América del Norte que probablemente era más diverso de lo que vemos hoy en África --destaca Lyons--. Las extinciones adicionales podrían tener un efecto en cascada y enormes implicaciones para las comunidades de mamíferos que nos quedan".

Lo más leído

  1. 1

    Coronavirus.- Bélgica supera las 2.000 muertes y los 22.000 positivos por coronavirus

  2. 2

    Coronavirus.- Noruega asegura que el coronavirus ya está "bajo control" en el país

  3. 3

    Coronavirus.- Dubái anuncia un confinamiento de dos semanas en el emirato a causa del coronavirus

  4. 4

    Coronavirus.- Ecuador asegura que solo hay "casos puntuales" de cadáveres en las calles y achaca el bulo al 'correísmo'

  5. 5

    Coronavirus.- El Salvador prorroga la cuarentena bajo amenazas de mayor contundencia policial