Publicado 18/06/2020 12:34CET

Un flitro de aire, posible origen del benceno en la estación espacial

Un flitro de aire, posible origen del benceno en la estación espacial
Un flitro de aire, posible origen del benceno en la estación espacial - NASA

   MADRID, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El purificador de aire en uno de los módulos estadounidenses de la Estación Espacial Internacional puede ser la fuente del benceno en la atmósfera de la plataforma orbital.

   En mayo pasado, la agencia espacial rusa Roscosmos informó del aumento de la concentración de esta sustancia tóxica en la atmósfera de la Estación, aunque siempre por debajo de los niveles de riesgo.

   El 11 de junio, la NASA comunicó que estaba utilizando un dispositivo estadounidense para medir el contenido del benceno en la atmósfera del módulo ruso Zvezda.

   Incluso se llegó a cortar provisionalmente el intercambio de aire entre los segmentos ruso y norteamericano de la EEI para encontrar la fuente del benzeno, informa Sputnik News.

   Tras una investigación se descubrió que la fuente podría ser el purificador de aire CHIPS instalado en el módulo norteamericano Unity. Para reducir la concentración del benzeno en ese módulo, se instalarán allí unos filtros de carbono utilizados en el módulo hinchable BEAM, explicó la NASA.

   El benceno es una sustancia química extensamente usada que se origina tanto por procesos naturales como por actividades humanas.

   La inhalación de benceno puede producir somnolencia, mareo y pérdida del conocimiento. La exposición prolongada produce efectos sobre la médula ósea y puede causar anemia y leucemia.

   La Estación Espacial Internacional cuenta actualmente con cinco tripulantes: los cosmonautas rusos Anatoli Ivanishin e Iván Vágner, así como los astronautas estadounidenses Chris Cassidy, Bob Behnken y Douglas Hurley.