Publicado 28/10/2021 17:44CET

Fósiles de insectos intrigantes conservados en ámbar

Muchas larvas fósiles de crisopa poseían apéndices y piezas bucales extremadamente alargadas.
Muchas larvas fósiles de crisopa poseían apéndices y piezas bucales extremadamente alargadas. - JOACHIM HAUG

   MADRID, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Raros especímenes de insectos que quedaron atrapados en resinas de árboles hace 100 millones de años han sido descubiertos en ámbar de lo que hoy es Myanmar.

   Entre los nuevos hallazgos se encuentran larvas fósiles de crisopa cuya morfología difiere notablemente de la de la larva de insecto "típica". Sus características más inusuales son sus apéndices alargados, en particular las piezas bucales llamadas estiletes, que parecen agujas hipodérmicas.

   "Como en el caso de todas las especies modernas de crisopas, estas larvas eran probablemente depredadores, pero no sabemos nada acerca de sus presas", dice en un comunicado el profesor de la LMU (Ludwig Maximilian University of Munich) Joachim T. Haug.

   Las especies modernas se alimentan de pulgones, los inmovilizan inyectándolos con veneno y luego se alimentan de su contenido. Sin embargo, la cutícula de los pulgones es tan suave que serían suficientes apéndices de succión mucho más pequeños para penetrarlos. "El estilete largo puede haber actuado como un medio para mantener a distancia a sus víctimas heridas hasta que la toxina comenzó a hacer efecto", sugiere Haug. Sin embargo, dado que los ejemplos más extremos de apéndices alargados se encuentran en especies que ahora están extintas, él y sus colegas creen que esta organización corporal puede haber demostrado ser un callejón sin salida evolutivo.

   Dado que las crisopas son ahora comparativamente raras, el grado de riqueza de especies del grupo de crisopas que se encuentra entre los fósiles envueltos en ámbar de Myanmar sugiere que el grupo era más diverso en el Período Cretácico. Esto, a su vez, implica que estos insectos jugaron un papel ecológico mucho más prominente en ese momento. "Probablemente fueron un componente importante de la cadena alimentaria, ya que transformaron de manera efectiva materiales prácticamente no comestibles en alimentos nutritivos para las aves", dice Haug.

   Los fósiles también arrojan luz sobre otro aspecto de la evolución de los insectos. Hasta ahora, se ha asumido que las longitudes relativas de estructuras como antenas, órganos sensoriales y piernas están sujetas a limitaciones de desarrollo. En la mayoría de las larvas de insectos, estas partes del cuerpo suelen ser significativamente más cortas que en el adulto maduro y, en términos generales, la larva tiene una forma más parecida a un gusano. Sin embargo, en muchas de las larvas de crisopa que se encuentran en el ámbar, las antenas, las piezas bucales y las patas tienden a alargarse notablemente. "Esto demuestra que, desde el punto de vista de la biología del desarrollo, no existen límites estrictamente definidos para las longitudes de tales estructuras", señala Haug.

   Sin embargo, otro aspecto de la evolución de los insectos sigue intrigando a los biólogos del desarrollo. ¿Los primeros insectos capaces de volar pasaron su vida larvaria en tierra o en el agua?

   Joachim Haug y su equipo encontraron una pista para la solución en ámbar de 99 millones de años de Myanmar, un espécimen de la especie fósil de libélula Arcanodraco filicauda. Ellos interpretan que la morfología de este hallazgo indica que los primeros insectos voladores pasaron las etapas iniciales de su ciclo de vida en el agua.

   Otra evidencia apoya esta noción. Las libélulas, efímeras y moscas de las piedras representan linajes muy antiguos de insectos voladores, y sus descendientes modernos pasan la fase larvaria (que puede durar varios años) en el agua, antes de sufrir una metamorfosis y volar como adultos de corta duración. "Parece como si los primeros insectos voladores dependieran en gran medida de un entorno acuático para su reproducción", dice Haug. Quizás el primer despegue exitoso desde la superficie de un estanque se logró con la ayuda de alas que actuaban como velas.

Contador